Siempre he odiado correr, era lo que peor llevaba en el colegio. Pero se ve que por cosas de la vida, un día eres joven y al otro estás calzándote las zapatillas para dar un par de vueltas al parque. Muchas veces el pensamiento de “no puedo” es lo que te impulsa a hacer aquello que odias.

En los últimos años he corrido varias carreras populares, y gracias a ellas y a los entrenamientos he ido aumentando experiencia y conociendo cosas que me gustaría haber sabido antes de empezar a correr. Te cuento algunas de esas cosas, que pueden parecer tan obvias que ni piensas en ellas.

Hazte con las zapatillas correctas

Qué tontería de consejo, ¿verdad? Pues poniéndome recordar, mis primeras zapatillas podían ser para todo menos para correr. No tenía en cuenta ni el tipo de deporte que iba a realizar, ni mi fisonomía, ni mi capacidad física y, por supuesto, tampoco mi tipo de pisada.

No es necesario gastarse demasiado dinero en zapatillas, pero si debes elegir las adecuadas. Y, posiblemente, a mayor precio, mejores cualidades. Comprar el calzado adecuado requerirá tiempo, así que no tengas vergüenza en acudir a una tienda y preguntar cualquier duda.

Calcula un ritmo de respiración

Si en algo se nota cuando un corredor es novato, es en su forma de respirar. A partir de ahora fíjate en aquellos runners que te cruzas por la calle o en el parque. Saber respirar es fundamental en este deporte, así que no te desesperes hasta encontrar tu respiración adecuada.

Te recomiendo que para conocer cómo respirar, lo hagas sin escuchar música, así tan solo te oirás a ti mismo. Quizás necesitas respirar 4 veces por la nariz y expulsarlo todo en uno por la boca, o quizá necesites otro tipo de conteo. Debes ir probando hasta encontrarte cómodo. Si sientes que no encuentras la respiración correcta, seguramente debas bajar la velocidad.

Presta atención al sujetador deportivo

La ropa interior también es fundamental para obtener un buen rendimiento deportivo. En el caso de las mujeres, el sujetador deportivo debe ser como una segunda piel. Es el encargado de mantener tu pecho sujeto y reducir el impacto que provoca correr.

No escojas el primero que veas la tienda por ser más bonito, sino que debes tener en cuenta si la actividad es suave, intermedia o intensa. Personalmente, prefiero gastar un poquito más de dinero en este tipo de prenda, y además suele durar bastante tiempo.

Piensa en la lubricación

Abstente de pensar en cosas que te turbian la mente. Los corredores que entrenan en lugares húmedos sufre del problema de rozaduras en el cuerpo, provocadas por el tejido de sus prendas y el continuo roce.

Para evitar que tu sujetador, la etiqueta de las mallas o los muslos te causen rozaduras, puedes apostar por el uso de lubricante como el Body Glide. De verdad que te salvará la vida.

EUR 18,38 EUR

Valórate y cuida tu esfuerzo

Uno de los mayores problemas porque se enfrentan los corredores principiantes es que no se valoran lo suficiente. Al principio pensamos que somos muy lentos, que no aguantamos demasiado distancia y que será imposible llegar a ser un buen atleta. Pero, amigo, debe saber que nadie empezó siendo líder en nada.
Tan solo tú y tu esfuerzo lograréis mejorar y llegar a la mejor versión como deportista.