Correr cuesta arriba, es una variación de la actividad que puedes realizar tanto al aire libre como en las salas deportivas. Resulta muy beneficioso para la salud, ya que trabaja de una forma intensa y global. Sus aportaciones, tanto a nivel físico como en cuestión de salud interna, son muchas y muy positivas. Te contamos todo lo que debes saber.

El running, sigue estando de moda desde que se popularizó enormemente hace unos años. Aunque cada vez surgen nuevas actividades que podemos incluir en nuestra rutina de entrenamiento, correr siempre es una opción con muchos adeptos. Pero, ¿cómo se puede dotar de una mayor intensidad a la carrera? Pues de muchas maneras y correr cuesta arriba, es una de ellas.

Beneficios de correr cuesta arriba

Aunque puede llevar a cabo este entrenamiento tanto al aire libre como sobre la cinta en el gimnasio, si tienes la posibilidad de hacerlo en la naturaleza, adquirirás beneficios extra. Como ya sabes, practicar ejercicio físico al aire libre, es muy positivo para tu equilibrio físico, mental y emocional.

Correr sobre un terreno llano, ya presenta de por sí muchos beneficios para quien lo practica, no obstante, correr en pendiente te convertirá en un runner más completo y preparado para enfrentar nuevos retos.

Aumento de la fuerza y la resistencia

Trabaja de una forma muy profunda la musculatura de las piernas y el core, dotando al corredor de una mayor estabilidad, resistencia y fuerza. Aunque corriendo de la forma tradicional también se implican estas zonas musculares, hacerlo en pendiente intensifica en gran medida el entrenamiento.

Reduce el riesgo de lesiones

Al correr cuesta arriba la zancada es más pequeña y se minimiza el impacto sobre las articulaciones. De esta manera, ayuda a fortalecer los huesos y mejora el sistema esquelético general.

Mayor implicación de la parte superior

Corriendo cuesta arriba, existe una mayor implicación de los brazos, por lo que además de fortalecer la parte inferior, también lo hace la superior. La ligera inclinación del torso, hace que el trabajo sea equilibrado y global.

Ejercicio cardiovascular intenso

Los beneficios también van dirigidos al corazón y los pulmones. Correr cuesta arriba favorece la salud cardiovascular y dota al organismo de una mayor resistencia y capacidad pulmonar. No solo trabajas a nivel externo, también de forma interna dotando de una mayor fuerza a tu corazón.

Pérdida de peso

Aquellas personas que llevan a cabo un plan de pérdida de peso, pueden encontrar en esta forma de correr un verdadero aliado. Se puede llegar a quemar hasta el doble de calorías que en las carreras sin pendiente.

Recuerda que tu cuerpo debe descansar tras el esfuerzo. Por ello, no te excedas en la frecuencia del entrenamiento. Dos o tres veces por semana es más que suficiente. Intégralo de forma progresiva para que puedas adaptarte al reto con responsabilidad y seguridad.

Consulta algunos Consejos para el running en cuestas