Son muchas las evidencias que valoran la importancia del entrenamiento de energía aeróbica, pero solemos dejarla olvidada y apostar por los sistemas de energía anaeróbica.
¿Entrenas boxeo o algún tipo de deporte de contacto? Dirás que en realizar rondas de 5 minutos golpeando, parar y seguir, lo que prima es el entrenamiento anaeróbico, ¿verdad? Voy a permitirte que pienses otra vez.

Un estudio publicado en Sport Medicine mostró una respuesta muy distinta. Los sistemas de energía aeróbica tienen la mitad de su producción de energía en un espacio de tiempo de entre 1 y 2 minutos, o unos 75 segundos si te estás agotando. Es decir, la mayor parte de tu energía, especialmente si estás en forma, puede venir de las vías aeróbicas, incluso aun no siendo un deportista de resistencia.

Es importante determinar la intensidad que puedes mantener con un aporte principalmente aeróbico. Cómo lograrlo es un asunto distinto. En un laboratorio, los científicos usan muestras de sangre, análisis de oxígeno, máscaras de ventilación, etc; pero la mayoría de nosotros no tenemos a nuestro alcance todo ese equipo.
En cambio, un estudio del Journal of Strength and Conditioning abordó el tema de la velocidad crítica, considerándolo un importante marcador de rendimiento. Los científicos querían saber si la velocidad crítica podía ser útil como medida para aquellos deportistas que no tienen acceso a tanta tecnología clínica.

¿Qué es la velocidad crítica?

La velocidad crítica es una forma elegante de decir la intensidad más alta que podrías mantener de forma indefinida.
En este estudio participaron nadadores para verificar si se podían usar pruebas de velocidad crítica para determinar la capacidad aeróbica. El resultado fue positivo: los investigadores descubrieron que las pruebas de velocidad crítica son una maravillosa forma de determinar el máximo de lactato a cada paso, además del umbral de lactato y otros factores importantes en la capacidad aeróbica.

No es necesario ningún equipo de último modelo, tan solo tienes que medir el ritmo. Da varios pasos y cronometra el tiempo hasta el agotamiento. La intensidad más alta que puedas mantener es tu velocidad crítica. Si esta medida aumenta gracias al entrenamiento, tu condición aeróbica habrá mejorado.

Establecer un ritmo es la clave para ganar cualquier evento deportivo, y no podrás hacerlo si no estás en forma. Así que sería interesante que realizaras una prueba de velocidad crítica. Lo puedes realizar para cualquier deporte que practiques: correr, natación, bicicleta, etc. ¿Estás preparado para mejorar?