Muchos estábamos deseando que llegase el tiempo de frío y lluvia para poder disfrutar de los planes de serie y mantita. El problema es que surge la duda de qué hacer con nuestro entrenamiento los días que llueve demasiado y es molesto salir a correr. Seguro que te has planteado si la cinta es un buen reemplazo a correr por senderos o carretera.
Si tu objetivo es mantener una condición física y hacer cualquier ejercicio que aumente tu ritmo cardíaco, la cinta te servirá perfectamente. Pero, en el caso de ser un competidor acostumbrado a correr en tierra, el rodaje es totalmente diferente y te podría afectar.

Una cinta de correr no tiene giros, ni baches que varíen tu pisada. Como mucho, podrás variar la inclinación, y siendo realistas tampoco es muy parecida a la sensación de fuera. Es totalmente diferente correr en carretera o por senderos, así que imagina en una cinta. Un estudio publicado en el Journal of Strength and Conditioning aborda si la máquina es realmente una herramienta eficaz para runners competitivos.

¿Qué ocurre con la longitud de la zancada?

Los investigadores analizaron la marcha de los corredores en una cinta a un ritmo constante para ver si se experimentaba algún cambio mientras corrían. Descubrieron que la marcha de los corredores era similar a correr al aire libre, excepto por una variable: la longitud de zancada. Conforme pasaban los minutos, la longitud de la zancada aumentaba en la cinta de correr.

Las zancadas más largas, a una velocidad determinada, podrían delegar parte del esfuerzo en la parte posterior de las piernas. También, se tiende a desplazar el pie hacia el talón. En una cinta de correr, esto podría suponer una reserva de energía porque la cinta continúa rodando durante el tiempo que pasamos en el aire. Una mayor distancia vertical sería ventajosa en una cinta, pero perjudicial cuando se realiza en el suelo.

Los investigadores concluyeron que la máquina para correr era recomendable para el desarrollo de la técnica, siempre y cuando los deportistas fueran conscientes del paso más largo y lo corrigieran cuando entrenan al aire libre.

Así que ya sabes, tanto en días lluviosos como calurosos, la cinta de correr es un buen sustituto. Tan solo tienes que asegurarte de mantener tu pisada y zancada cuando entrenas al aire libre, sobre todo para prevenir lesiones y mejorar el rendimiento.