El running, lejos de pasar de moda, es una práctica que cada vez acoge a más adeptos. Ésta es una muy buena noticia, ya que la práctica regular de ejercicio físico es imprescindible para gozar de una buena salud y calidad de vida. Si eres runner, presta atención a los siguientes aspectos para cuidar tus pies y que estos puedan llevarte a la línea de meta.

Los pies son la herramienta que permite a todo corredor transportarse y llevar a cabo la carrera correctamente. Por ello, es imprescindible no descuidarlos.  Prestarles atención y asegurarse de que están fuertes, saludables y cuidados, es un hecho que no se puede pasar por alto.

¿Cómo cuidar tus pies si practicas running?

Calzado adecuado

Es imprescindible utilizar un calzado que aporte estabilidad. Éste debe ser flexible y transpirable y ser específico para el tipo de terreno sobre el que se lleva a cabo la carrera. Es muy importante atar bien los cordones y que se adapten correctamente a la forma del pie. Recuerda que la zapatilla debe ser de tu talla, ni un número por arriba ni por debajo. Es necesario que actúe como una segunda piel y te dote de confort y comodidad.

Cordones apretados

Es muy importante que abroches con fuerza los cordones, sin ejercer excesiva presión. Incluso cuando termines la etapa de calentamiento, es importante que revises la sujeción de la zapatilla al pie a través de los cordones. De este modo, te resultará más cómodo emprender la marcha y la zancada será más efectiva.

Hidratar los pies a diario

Pon crema a diario y mantenlos hidratados, libres de rozaduras y sequedad. Hazlo en un momento alejado del comienzo de la carrera, de lo contrario podrías favorecer la aparición de molestias. Previamente a la carrera, se pueden emplear cremas antifricción o vaselina. De este modo se evitan los roces y la posterior aparición de durezas y callosidades.

No competir de estreno

Por muy guapo/a que quieras ir el día de la carrera, estrenar calzado no es para nada recomendable. Asimismo, te aconsejamos que tampoco estrenes ropa en el gran día. Te dará más seguridad utilizar prendas y calzado que ya hayas probado en carrera y sepas que te resultan cómodos y te permiten dar lo mejor de ti.

Visitas regulares al podólogo

Ir regularmente al podólogo te ayudara a mantener los pies y uñas en buen estado, liberándolos de callos, durezas, sequedad, grietas, ampollas, contracturas y otras dolencias que podrían aparecer, fruto de la actividad deportiva.

¿Cuáles son los errores más frecuentes a la hora de cuidar tus pies en el running?

  • Cortar las uñas redondeadas
  • Que prime la estética por encima de la funcionalidad
  • No respetar el secado de los pies
  • No masajearlos cada día ni tratar las callosidades