Desde que el aerobic cayó en el olvido, hay gimnasios que han eliminado los steps para realizar entrenamientos. Con Les Mills se recupera la idea de este material en las clases de GRIT Series. De igual manera, tú también puedes usar cajones con diferentes alturas para trabajar la parte inferior de tu cuerpo. Es un magnífico ejercicio que trabaja la fuerza y que imita movimientos que realizamos constantemente en la vida real.

Subir a un cajón permite hacer diferentes variaciones, por lo que puedes incluirlo en tu rutina de entrenamiento con regularidad y jugar a mantener estimulados tus músculos.

Da pasos gigantes

Ponte frente a un step, un banco o una caja pliométrica con los pies separados a la anchura de la cadera. Coloca el pie derecho sobre el step. Impúlsate hacia arriba para que el pie izquierdo también se apoye en la base. Vuelve a bajar y realízalo con el otro pie. Ten en cuenta que cuanto mayor sea la altura del cajón o step, mayor será el rango de movimiento para tus piernas y más fuerza realizarás.

Trabajan varios músculos a la vez

Los ejercicios con step hacen especial trabajo en los cuádriceps e involucran a las articulaciones de la rodilla y la cadera. No obstante, existen otros músculos involucrados, como los glúteos, los gemelos y los isquiotibiales, que ayudan en todo el movimiento. Incluso la zona baja de la espalda y los músculos abdominales participan en el ejercicio, ya que actúan como estabilizadores para ayudarte a mantener una postura adecuada.

Puedes variar de ejercicios

Uno de los beneficios de este tipo de ejercicios es la cantidad de variaciones que puedes hacer para que sea más fácil o más difícil. Puedes ajustar la altura de la zancada para hacerlo más fácil, con un paso bajo, o más difícil, con un paso alto; puedes aguantar pesas en las manos, sacos en la espalda; incluso, aumentar la velocidad.

Procura proteger tus rodillas

Este ejercicio puede ser bastante dañino para las rodillas, si no lo realizas correctamente. Baja el cuerpo lentamente y con movimientos controlados. Evita que la pierna caiga bruscamente en el suelo y no mantengas rectas las rodillas. Cuando subas, evita llevar la rodilla hacia por delante de tus dedos. La parte inferior de la pierna se moverá hacia adelante, pero debes mantener la rodilla detrás de los dedos. Si colocas el pie en el bajón y el muslo se inclina hacia ti, la rodilla estará más alta que la cadera y el cajón será demasiado alto.