Salto a la comba: algunos tipos de salto que debes conocer

Salto a la comba: algunos tipos de salto que debes conocer

Irene Torres

Saltar a la comba es un ejercicio muy completo, a la par que divertido. Realizándolo, fortalecemos los hombros, el core y el tren inferior. Además, se trata de una práctica muy beneficiosa a nivel cardiovascular y nos ayuda a mejorar el equilibrio y la coordinación.

Si no estás habituado a los saltos con la comba, te puede parecer un poco monótono o aburrido. Pero lo cierto, es que hay muchísimas variantes de saltos que puedes aprender e incluir en tu rutina. Antes de empezar a saltar, recuerda calentar bien tu cuerpo y preparar las articulaciones, especialmente rodillas y tobillos, para enfrentar los saltos sin peligro de lesión.

Tipos de saltos a la comba

Salto invertido

En el salto de comba habitual, la cuerda se coloca tras los talones y la hacemos girar por encima de la cabeza, saltando cuando ésta se aproxima hacia la parte delantera de los pies. El salto invertido se realiza a la inversa. La cuerda se coloca junto a las puntas de los pies y gira por encima de tu cabeza hacia atrás. Tienes que saltar cuando la comba se aproxime a tus talones.

¡A trotar con la comba!

El salto de trote, alternando ambas piernas, es bastante conocido. Además de ser un excelente “quema grasa”, es bastante sencillo y notarás la intensidad del trabajo. Si quieres aumentar la dificultad, intenta alzar al máximo la rodilla de la pierna con la que realizas el salto. Si lo haces de forma habitual, notarás cómo mejora tu resistencia. Además, las pulsaciones se incrementarán y estarás aumentando el rendimiento gracias al movimiento conjunto de los brazos.

hombre saltando a la comba

Salto cruzado de comba

Alterna el salto básico, con el cruzado. Se trata de cruzar los antebrazos formando un pequeño espacio por el que deberás colarte para saltar sin tropezar con la cuerda. Aunque es un poco más complejo, solo requiere práctica. Puedes realizar tres saltos básicos y uno cruzado. Te recomendamos practicar el movimiento de manera lenta y de forma aislada. No intentes meterlo en tu rutina habitual, ya que te frustarás antes de tiempo y no querrás retomarlo.

Giro de caderas

Es muy sencillo pero muy eficaz para la zona abdominal. Debes realizar el salto básico, girando las caderas a izquierda y derecha, de forma alterna, en cada salto. Practícalo y aumenta la velocidad del salto. Cuando ya lo domines te encantará ver la agilidad con la que los ejecutas.
Puedes probar primero a hacerlo sin la comba, y conforme ganes confianza agarrarás la cuerda para terminar de dominar los saltos.

De lado a lado

Son saltos básicos, pero en lugar de terminar los saltos en el mismo punto, cambia a un lado y al otro. Establece dos puntos imaginarios en el suelo para terminar el salto que te obliguen a trasladarte. Si estás saltando sobre un suelo de baldas, podrás controlarlo mejor aún. Si no puedes usar la arena de un parque para hacer líneas que te guíen.

comba para saltar

Saltos dobles

¡Todo un clásico! La cuerda debe pasar dos veces bajo tus pies. El truco está, sobre todo, en el juego de la muñeca. No te desanimes si no te sale a la primera. Los saltos dobles requieren de mucha práctica, pero, una vez que te salgan, ya los habrás dominado.
Como bien sabes, es un ejercicio clásico de CrossFit y boxeo, pero puedes introducirlo en tu rutina habitual para mejorar la coordinación y aumentar la quema de grasa.

Salto con tijera

Haz unos cuantos saltos básicos, y cuando te sientas preparado empieza a caer adelantando una de las piernas. Debes adelantar la pierna izquierda y la derecha, de forma alterna. En este vídeo te mostramos cómo realizarlo de manera sencilla. Es muy parecido al salto clásico, solo que se desplaza la pisada del pie.

Con una pierna

Parece sencillo, pero tiene su dificultad. Haz unos cuantos saltos cayendo sobre un pie, y luego cambia de lado. Ten cuidado al caer sobre un solo pie, ya que quieres principiante puedes tener el tobillo poco fortalecido y sufrir alguna lesión. Lo mejor es ir acostumbrando las articulaciones a este ejercicio, antes de introducir la comba en los entrenamientos.
Puedes realizar saltos a la pata coja para ir adaptando los pies al estrés del movimiento y el impacto sobre el suelo.

mujer saltando a la cuerda

Saltos con talón

También conocido como el salto de los boxeadores, el salto del talón es un truco fácil de aprender. Sin usar la cuerda, comienza a saltar en el sitio. Haz tus saltos pequeños y ligeros. Al aterrizar, levanta los dedos del pie izquierdo para que el talón toque el suelo cuando aterrice el pie derecho. En tu próximo salto, invierte la posición del pie para que tu talón derecho golpee el suelo mientras tu pie izquierdo aterriza. Continúa alternando hasta que te sientas cómodo con esta acción de talón a punta. Cuando estés listo, introduce tu comba para saltar. No te preocupes si al principio te atascas con los pies. Detente, coloca bien los pies y vuelve a intentarlo.

Saltos a la comba con elevación de rodillas

Esta siguiente progresión es un paso desde el talón hasta la punta. Empieza a saltar la cuerda y establece un buen movimiento de talón a punta. Luego, en lugar de apoyar los talones, dobla la rodilla y levanta la pierna para que el muslo quede paralelo al suelo. Asegúrate de mantener tu cuerpo erguido. Si este ejercicio te resulta difícil, intenta realizar un salto con dos pies y luego levanta la rodilla izquierda, otro salto con dos pies y luego levanta la rodilla derecha. Levantar las rodillas mientras saltas la cuerda aumenta significativamente tu frecuencia cardíaca.

Coreografías de saltos a la comba

Estos son solo algunos de los muchos tipos de saltos con comba que existen. Resulta un ejercicio muy intenso también a nivel de motivación. Conforme vayas adquiriendo el estilo y la técnica del salto, irás sintiéndote más entusiasmado con la idea de aprender nuevas variaciones.

Una vez que ya domines unos cuantos tipos de salto, fusiónalos. Por ejemplo, puedes mezclar el “salto con una pierna”, con el “de lado a lado”; o combinarlos todos en una coreografía de alta intensidad y repetirla tantas veces como quieras.