Te apuntas al gimnasio con todas las ganas y resulta que no tienes ni idea de para qué sirve cada máquina. Observas a otros cómo lo hacen, pero al intentarlo tú tampoco sabes regularla a tu nivel. ¿Quieres saber realmente para qué sirven las diferentes máquinas de gimnasio? Lo recomendable es que le pidas consejo a los monitores de la sala para que no solo te enseñen su uso, sino que también te corrijan la postura.

Antes de pasar a despedazar cada máquina, te recordamos que no existen máquinas para hombres o mujeres. No existe el género para entrenar y la zona de musculación también debe frecuentarla el sector femenino. En este artículo te contábamos los mitos de las mujeres y las pesas.

Polea alta

Con la polea alta, o dorsalera, trabajaremos los músculos de la espalda. Haremos el ejercicio sentados, con sujeción en los muslos y tiraremos de una barra. Podemos hacer jalón al pecho o tras la nuca, aunque de forma indirecta estarás trabajando fuertemente tus bíceps y antebrazos.
Es una máquina perfecta para coger fuerza en la espalda y facilitar el proceso de realizar dominadas o subir la cuerda.

Dominadas asistidas

Nadie nace con la habilidad de realizar dominadas. Es un ejercicio bastante complejo y que necesita fuerza y técnica. Puedes empezar aprendiendo dominadas con esta máquina o con una banda elástica colgada de una barra horizontal. Ambas opciones son válidas, aunque en esta te resultará más cómodo al elegir tú mismo el peso.

Press de banca

Te habrás fijado en este banco plano que tiene un soporte para colocar una barra, ¿verdad? Suele ser la máquina que más demanda tiene en los gimnasios y casi siempre la verás ocupada. Se usa para realizar press de banca y trabajar los pectorales. Normalmente, el banco se puede cambiar de ángulo para realizar otro tipo de ejercicios como abdominales o servir de apoyo para ejercicios con mancuernas.

Press de piernas

El ideal para trabajar tus piernas sin tener que hacer sentadillas. Jugarás con levantar peso y, dependiendo de la posición de tus pies, ejercitarás diferentes músculos del tren inferior. En Instagram seguro que habrás visto centenares de vídeos de chicas realizando press de pierna a una sola pierna, valga la redundancia. Ten cuidado de no bloquearlas al subir o acabarás lesionándote las rodillas. Asimismo, la postura de la espalda es muy importante para no tirar de la zona lumbar.

Femoral tumbado

Puede darte vergüenza tumbarte boca abajo en medio de una sala llena de personas, pero tranquilo, no eres el primero. Es una excelente máquina para trabajar tus piernas y en poco tiempo notarás que eres capaz de levantar más peso. Eso sí, no seas bruto y empieza poco a poco; sobre todo para no tener unas agujetas de mil demonios.