En cuestión de actividad física, cada vez surgen más métodos y tendencias que aseguran una puesta a punto efectiva. Es un hecho que, quien no hace ejercicio porque “no le gusta”, no ha probado hasta dar con aquella que le satisface. Porque desde luego, variedad, hay mucha. ¿Has oído hablar del Rucking? ¿Qué opinión tienes sobre dicha práctica?

Si eres de esas personas que odian madrugar para salir a correr, tal vez haya aparecido una solución a tu pesadilla. La práctica del Rucking se extiende cada vez más y, pese a la duda de muchos, son más aquellos que defienden sus grandes beneficios. ¿Quieres saber en qué consiste?

Rucking, ejercicio con la mochila a cuestas

Algunos justifican la idoneidad de esta práctica con los tiempos pasados, en los que cazadores caminaban largos trayectos cargando con su presa. Otros, datan el origen de dicha tendencia, en los soldados, cargados con suministros y ropa durante eternos trayectos durante campañas militares. Sea cual sea la razón, se ha comprobado que la práctica del Rucking tiene grandes beneficios, además de una gran eficacia, para mejorar la condición física y trabajar nuestro cuerpo.

Se trata de realizar caminatas con una mochila cargada a cuestas. Sí, como lo lees. Ya no hace falta que madrugues para salir a trotar. Basta con que cargues una mochila, la pongas con una buena sujeción a tus espaldas y salgas a caminar a buen ritmo, solo o acompañado. Para que sea efectivo, debes saber que a más kilos, dinamismo y distancia, mayores resultados.

No obstante, como cualquier práctica, existe una adaptación progresiva para que los beneficios sean reales y no haya riesgo de sufrir ninguna dolencia.

¿Cuáles son los beneficios del Rucking?

Caminar a buen ritmo durante una distancia media larga ayuda a quemar calorías. Si a la caminata le añadimos peso, esta cantidad se multiplica en gran medida.

Hay quienes se han planteado que la actividad podría provocar dolores de espalda. Sin embargo, instructores experimentados en el tema, aseguran todo lo contrario. El Rucking podría fortalecer profundamente la musculatura del core, núcleo corporal, dotando a quienes lo practican de una mayor estabilidad y fuerza en el centro. Así, se reduciría el riesgo de sufrir lesiones e, incluso, se corregiría la postura corporal. 

Sin embargo, para empezar a practicar Rucking, conviene que una persona experimentada en la práctica de caminar, trotar o saltar con una mochila pesada, te ayudase a determinar tu caso. Recuerda, no te fuerces de más, ni lo intentes sin tener clara la postura corporal de la que debes partir y mantener.