Existen diversas maneras de entrenar, aunque la mayoría de personas suelen usar el método que le ven al compañero, con series clásicas. En la búsqueda de desarrollar fuerza y resistencia muscular nos encontramos con las series piramidales. Si es la primera vez que escuchas hablar sobre ellas, a continuación te enseñamos cuáles son sus aplicaciones, variantes, desventajas y ventajas de entrenar con este método. Aunque, sin duda, es una buena manera de complementar los entrenamientos y avanzar hacia nuestro objetivo.

¿Qué son las series piramidales?

Este tipo de series debe su nombre a su estructura, ya que se basan en el incremento o decrecimiento gradual del peso que debemos lastrar (si hacemos un ejercicio con lastre) o si lo preferimos sin peso extra, un incremento o decrecimiento paulatino de las repeticiones. Este aumento y descenso de las repeticiones y/o peso se realiza de forma escalonada entre cada serie de un solo ejercicio. La finalidad es poder reclutar un gran número de fibras musculares, como podemos ver en la siguiente imagen:

Resultado de imagen de series piramidal

Como vemos en la imagen de ejemplo, en la primera serie hacemos 6 repeticiones, en la segunda 4, en la tercera 3 y en la cuarta una.

También podemos jugar con la intensidad según la cantidad adicional en lastre, aunque generalmente este es un método que sirve tanto para la formación de la fuerza como para el mantenimiento. Utiliza estímulos de distinto origen y diversos tipos de fuerza para cualquier nivel de intensidad, por lo tanto ofrece una gran probabilidad de abarcar muchos beneficios musculares.

¿Qué variantes existen?

El método piramidal tiene distintos tipos, todo según de tus objetivos, preferencias, tiempo, y como tu cuerpo vaya respondiendo a las distintas variantes.

Cuanto más cerca te encuentres de realizar una sola repetición, quiere decir que estarás más cerca de llegar al 100% de intensidad y estarás utilizando toda la fuerza neuromuscular en un solo movimiento. En contraposición, cuanto más alejado te encuentres de una sola repetición, menos intensidad vamos a darle al entrenamiento.

Así que el manejo de la intensidad en los ejercicios que elijas es fundamental para el desarrollo de la fuerza muscular. Cada persona es especial; si estás empezando en el entrenamiento de calistenia, lo mejor es ir probando ejercicios te permiten realizar cierto número de repeticiones. En cambio, si eres alguien con experiencia, es muy probable que necesites peso extra para elevar la intensidad del entrenamiento. Aunque también puedes aumentar la intensidad y el esfuerzo sin agregar peso, tan solo disminuyendo los descansos entre series. Así fuerzas al cuerpo a adaptarse a esfuerzos más continuos y notarás cómo quema.

Pirámide creciente

Su principal objetivo es incrementar el peso (si haces ejercicios con lastre) y disminuir las repeticiones. En el caso de no usar peso adicional, la pirámide creciente consistirá en ir aumentando el número de repeticiones por serie.

Por ejemplo:

1°serie: 6 repeticiones
2°serie: 8 repeticiones
3°serie: 10 repeticiones
4°serie: 12 repeticiones

Pirámide decreciente

Por lógica, se trata de la inversa al modelo anterior, menos peso y más repeticiones. Si las hacemos sin peso añadido, tan solo tendremos que disminuir el número de repeticiones por serie.

Por ejemplo:

1°serie: 20 repeticiones
2°serie: 16 repeticiones
3°serie: 12 repeticiones
4°serie: 8 repeticiones

Pirámide doble

Se caracteriza por ser la unión de las dos pirámides anteriores en un solo ejercicio. Normalmente se usa el sistema creciente y depués el decreciente.

Por ejemplo:

1°serie: 6 repeticiones
2°serie: 8 repeticiones
3°serie: 10 repeticiones
4°serie: 12 repeticiones
5°serie: 10 repeticiones
6°serie: 8 repeticiones
7°serie: 6 repeticiones

Consejos a tener en cuenta

Si decides usar una cantidad baja de repeticiones y una elevada intensidad (que no te permita realizar más de 5 repeticiones), estaríamos trabajando el desarrollo de nuestra fuerza máxima, con la mejora en la coordinación intra-muscular. En cambio, si decidimos utilizar una cantidad media de repeticiones (entre 8 a 12), nos estaríamos centrando en un aumento de la fuerza a través del crecimiento de la masa muscular.
Cuando nos ejercitamos con una cantidad alta de repeticiones (más de 15), le damos predominio al desarrollo de la resistencia. No obstante, las series piramidales también podemos realizarlas con movimientos explosivos, favoreciendo la fuerza rápida.

Ventajas:

Si logramos combinar diferentes enfoques en nuestros entrenamientos, conseguiremos una mejora del aumento de la masa muscular y de la coordinación intra-muscular, y por lo tanto estaríamos aprovechando de manera óptima la potencialidad de las articulaciones.

Desventajas:

No es en realidad una desventaja, tan solo no hay diferencias significativas con el resto de los métodos de entrenamiento. Es cierto que aprovecha la potencialidad total de los músculos, pero no consigue ser un método superior al resto.