Cuando se trata de perder peso o grasa, aparecen tipos de entrenamiento que posiblemente no sepamos en qué consiten. ¿Has oído hablar alguna vez del entrenamiento metabólico? Puede ayudarte significativamente en tu metabolismo y favorecerá a perder peso. Seguro que habrás escuchado que para adelgazar es necesario hacer mucho cardio y disminuir tu ingesta de calorías, ¿verdad? Esto habrá a quien le funcione y a quien no. Ahí interviene el entrenamiento metabólico y sus sesiones de alta intensidad.

¿Qué es el entrenamiento metabólico?

Para considerar metabólico a un entrenamiento es necesario que sea capaz de aumentar nuestra tasa metabólica basal y que provoque un efecto de consumo de oxigeno después de entrenar (efecto EPOC). Este efecto puede durar hasta unas 72 horas después de haber terminado nuestro ejercicio.
Es muy común que el entrenamiento metabólico esté compuesto por sesiones de HIIT. Ya sabéis que son entrenamientos con intervalos de alta intensidad, con descansos entre serie y serie y con un tiempo corto de duración.

Como decíamos antes, es importante que aumente nuestra activación muscular para que se consuman más calorías. La característica principal es que tiene un efecto post-ejercicio que puede durar hasta 72 horas, provocando que nuestra tasa metabólica basal aumente. Sí, cualquier actividad física tiene un gasto energético, pero con HIIT ese efecto es más duradero en el tiempo e intenso.

¿Qué beneficios aporta?

  • No perderás músculo. Las personas que se centran en entrenamientos de musculación tienen miedo a realizar algún ejercicio aeróbico por perder volumen muscular. Con este entrenamiento es imposible. Ganarás músculo de calidad ejercitándote con tu propio peso y aumentarás tu fuerza y resistencia.
  • Ganarás fuerza, pero no volumen. Si no te gusta verte tan voluminoso, pero sí marcado, este entrenamiento es perfecto para ti. Mejorarás tanto tu fuerza estática como dinámica al trabajar solo con tu propio peso.
  • Fortaleces el core. Los ejercicios de equilibrio implicarán directamente el uso del core.
  • No te aburrirás. Al ser sesiones cortas y variadas, es muy difícil que caigas en el aburrimiento y la monotonía. Con media hora estarás listo y tendrás tiempo libre para hacer otras cosas.
  • Tendrás un mejor rendimiento. Mejorarás físicamente, en la coordinación, la flexibilidad, la agilidad, consumirás más calorías y notarás el chute de adrenalina al terminar.
  • Trabajarás todo el cuerpo.

No tengas recelo a entrenar fuerza. Es fundamental para perder peso, a pesar de que se piense que lo primordial es el cardio. Entrenar la fuerza 3 veces a la semana, unos 60 minutos, aumenta el ritmo metabólico basal en torno a un 9%. En cambio, el ejercicio aeróbico a ritmo moderado-lento solo llega al 3%.