Desde que comenzaron las clases colectivas en los gimnasios, cada vez aparecen nuevas disciplinas y variantes. Y es que en la actualidad, hay más opciones que permiten que cualquier persona puede ejercitar su cuerpo. Hoy te hablamos del Elipdoor, la solución para aquellos que no acaban de sentirse cómodos practicando spinning.

Hoy en día es más sencillo que cualquier persona pueda acudir a gimnasios y salas deportivas, independientemente de la edad y la condición física. Y es que la oferta de actividades es cada vez mayor. Continuamente aparecen nuevas prácticas, con la intención de llegar a un mayor número de personas. Ya se sabe que realizar ejercicio físico con frecuencia es uno de los pilares básicos para una buena salud y condición física.

¿Qué es el Elipdoor?

Se trata de utilizar una bicicleta elíptica de forma grupal, bajo las directrices de un instructor y al ritmo de la música. Éstas son muy utilizadas por mucha gente para realizar su ejercicio de cardio previo, o posterior, al entrenamiento. Consiste en una máquina con dos plataformas para poner los pies y cuatro soportes para las manos. Se trata de andar de una forma muy fluida, ya que la máquina va dirigiendo el movimiento. Se puede variar la intensidad, para que cada uno pueda adaptar el ejercicio a sus condiciones personales.

¿Por qué deberías practicar Elipdoor?

No se trata de un ejercicio agresivo: El movimiento es circular por lo que no hay impacto y las articulaciones no sufren. En ocasiones, incluso, se recomienda como rehabilitación tras una lesión.

Resulta muy divertido: La música y el instructor marcando las pautas oportunas, hacen que sea muy divertido. Es una actividad con la que ejercitarás tu cuerpo de una forma dinámica y divertida.

Se puede adaptar en función de los distintos niveles: Independientemente del nivel y la condición física que tengas, puedes practicar Elipdoor. A pesar de que el instructor vaya dando pautas, tú puedes continuar a tu ritmo hasta que, poco a poco, tu cuerpo se vaya habituando.

Favorece la coordinación: Se trata de un movimiento que debe ir coordinado en piernas y brazos. Gracias a que la bicicleta elíptica te orienta y dirige el movimiento, es cuestión de práctica que le cojas el tranquillo.

Mejora tu capacidad aeróbica: Se trata de un ejercicio aeróbico que favorece la salud de tu corazón y te ayuda a aumentar la capacidad de resistencia. Tras unas sesiones, notarás cómo te fatigas menos cuando tengas que ir corriendo a un sitio o subas y bajes escaleras.

Libera estrés: Es una actividad ideal para liberar el estrés y la tensión acumulada tras la jornada.

Te socializa: Al ser una actividad grupal, conocerás a gente nueva y formarás parte de un grupo que busca mejorar su calidad de vida a través del ejercicio físico.