Cuando nos apuntamos al gimnasio, tenemos en mente aumentar nuestra fuerza y trabajar con pesos que de forma normal no encontramos en casa o en el parque. La duda aparece cuando vemos que podemos realizar ejercicios para los mismos músculos en máquinas o con mancuernas. ¿El trabajo es el mismo o es mejor una opción que otra? Quizá con las máquinas haya que pensar menos en cómo ejercitar los músculos, y en caso de las mancuernas tendremos que tirar de imaginación.

¿Las máquinas son mejores?

Los más veteranos del gimnasio te dirán que no hay nada mejor que entrenar con mancuenas y pesos muertos, ya que es a lo que siempre se han acogido y poco uso le han dado a las máquinas. Sin embargo, los entendidos en fitness apuestan cada vez más por las máquinas, debido a que los avances y tecnología favorecen a nuestros objetivos.

Sí, puedes muscularte entrenando con máquinas. También es cierto que entrenar solo con ella no te va a ayudar a controlar las partes de tu cuerpo. La maquina hace de apoyo en el movimiento y será la que te guíe en el desarrollo. Por ejemplo, puedes aprender a hacer dominadas en la máquina asistida de Chin Dip y poco a poco ir intercalándola con tu propio peso en la barra.

Algo bueno que tienen es que al guiar nuestro ejercicio, el riesgo de lesión se reduce considerablemente. La máquina nos “fuerza” a establecer una correcta posición sin poner en riesgo realizar mal el movimiento. Lógicamente, debemos ser conscientes de nuestro límite y no cargarnos con excesivo peso.

¿Y las mancuernas?

Con las mancuernas nos vemos obligados a tener un alto control de nuestro cuerpo para no lesionarnos. Es imprescindible que dominemos la técnica del movimiento antes de cargar con mucho peso. Piensa que un mal movimiento puede causarte lesiones en algún músculo, articulación, hueso o tendón.

La principal ventaja de realizar ejercicios con mancuernas es que no estaremos creando descompensaciones musculares. Con las máquinas o poleas podemos viciarnos a que el lado dominante sea el que cargue con la mayor parte del esfuerzo y el lado débil se fortalece menos. Las mancuernas lograrán el equilibrio muscular que deseamos, tanto de tren inferior como superior.

Te aconsejamos que si eres un principiante en ejercicios de musculación, empieces utilizando máquinas que te sirvan de apoyo y ayuden a coger fuerza en tus músculos. Cuando estés preparado, pásate a las mancuernas y aprende a dominar tus músculos. Acuérdate de no realizar movimientos bruscos al trasportar las pesas y bájalas al suelo siempre con la espalda recta y las rodillas flexionadas.

Elijamos la opción que elijamos, estaremos trabajando nuestro cuerpo. Conócete y alterna ejercicios para no acostumbrar a tu cuerpo y convertirlo en una máquina funcional.