Una de las frases más escuchadas en los gimnasios es que “más es mejor”. No importa si hablamos de peso, de distancia o de tiempo; este mito suele acarrear problemas en atletas que quieren llegar al mejor rendimiento en cada entrenamiento.

Hay quienes tienen demasiada prisa por realizar repeticiones, o quienes entrenan con objetivos demasiado competitivo, por lo que tarde o temprano se produce una sensación de fatiga y no logramos encontrar un mayor rendimiento.
La mayor parte del problema está en la frase que se pregunta en el título. Analizamos si esto puede estar acabando con tu salud mental y física.

Hacer más en menos tiempo

En cualquier deporte, siempre existe la capacidad de motivar mediante la realización de repeticiones en menor tiempo. Hay personas aficionadas que se centran en conocer cuántos ejercicios pueden realizar en un periodo de tiempo asignado.

Cuando realizamos una repetición demasiado rápido, es muy posible que se disminuya la calidad de movimiento. Tienes que tener claro que para alcanzar un objetivo necesitas entrenar específicamente. De poco te servirá realizar carrera continua durante demasiado tiempo, si lo que buscas es mejorar tu velocidad explosiva.

Lo importante es contar con una base sólida y a partir de ahí progresar con mayor peso y bajas repeticiones, o más repeticiones explosivas.

Levantar más peso

A veces se piensa que si no levantamos demasiado peso, no estamos entrenando lo suficientemente duro. Hay entrenadores que consideran que entrenar al fallo es de las mejores opciones para ser conscientes de que estamos ejercitándonos fuerte.

Vuelvo a decir lo mismo de antes: lo importante es no perder la técnica del movimiento. En el momento que esto sucede, nuestro entrenamiento dejará de ser rentable.
Lo ideal es trabajar durante mucho tiempo, crear una buena base y ser conscientes de qué debemos ser resistentes a las lesiones.

Es muy difícil que un deportista pueda mantener una rutina a largo plazo basada en repeticiones al fallo. Ni es exitoso, ni beneficioso para su sistema nervioso.

¿Más es mejor?

También podemos llevar este mito a cualquier ámbito de forma general. Por ejemplo, hay personas que piensan entrenando por la mañana y por la tarde podrán evolucionar antes.

Todo dependerá de nuestro objetivo y del asesoramiento que que nos proponga un entrenador, pero si entrenas todos los días de la semana a doble turno, estoy segura de que tu cuerpo acabará lesionado.
Las sobrecargas y el sobreentrenamiento no ayudan a la creación de músculo de manera tan rápida como aquel entrena menos veces a la semana.

Tu cuerpo necesita adaptarse a los estímulos. Así que deberás darle tiempo para que se vuelva resistente y controle el estrés del entrenamiento. De forma contraria, el cuerpo entrará en una fase de agotamiento y fatiga.