El arco de la espalda es algo muy discutido (e infravalorado) en la mayoría de los ejercicios con peso. Da igual lo que pienses, desde ya te decimos que es necesario. Hay quienes confunden la forma correcta de arquear la espalda (mediante la extensión torácica) con la manera incorrecta (extensión lumbar).

El press de banca es uno de los ejercicios más conocidos (y evidentes) en los que necesita este arqueo de la columna. La implementación de un arco posterior superior (extensión torácica) al presionar el banco asegura tres cosas muy importantes.

Aprovecha el arco de la espalda en tu rutina de entrenamiento

  • Consigues una mayor seguridad. Al bloquear los omóplatos y mantenerlos así durante todo el movimiento, evitamos generar estrés en el área de los hombros, por lo que se reduce también el riesgo a lesiones.
  • Mejoras la estabilidad del cuerpo. Arqueando la parte superior de la espalda, se crea una base fuerte o plataforma muscular donde puedes descansar, empujando tus músculos contra el banco. Además, nos aseguramos de que los glúteos permanecen pegados al banco, y tus pies bien anclados al suelo. ⁣
  • Aumentas la fuerza. Sin duda, este puede ser uno de los mayores motivos para realizar press de banca. Al hacerlo correctamente, estás minimizando las posibilidades de lesionarte, lo que significa que también puedes cargar más peso durante el ejercicio. Así que, a fin de cuentas, el arco de la espalda te permite construir un core fuerte y estético.

El press de banca es un ejercicio que requiere una técnica muy perfecta para evitar cualquier tipo de lesión. Estoy casi segura de que la mayoría lo lleva haciendo mal durante años, por lo que te recordamos el artículo con los 8 errores más comunes en este movimiento.