Asistir regularmente al gimnasio, es un hábito saludable que beneficia a nuestra salud en gran medida. Y es que practicar actividad física de forma regular, es muy importante para sentirnos bien y optimizar nuestra calidad de vida. Pero, ¿qué podemos hacer cuando solo disponemos de media hora? Descubre cómo aprovechar tu tiempo de entrenamiento, aunque no dispongas de mucho.

Muchas personas deben hacer malabares con sus horarios para lograr encajar el tiempo de entrenamiento en sus rutinas. Y es que algo que debes saber, es que no hay excusas. Cuando uno quiere ponerse las pilas, lo hace. Hay días en los que tenemos más facilidad para incluir el entrenamiento en la jornada, y otros en los que resulta realmente difícil. Sin embargo, no es necesario pasar largas horas levantando pesas para que el ejercicio sea efectivo. De este modo, si un día solo dispones de media hora para entrenar, no dejes de hacerlo. Adapta el ejercicio a tu tiempo y sácale el mayor rendimiento posible. ¡Te contamos cómo!

¿Qué hacer en el gimnasio cuando solo dispones de media hora?

Elíptica

Empezar la sesión con unos minutos de cardio te ayudará a entrar en materia aumentando las pulsaciones y preparando el cuerpo progresivamente para la actividad. Puedes optar por elíptica para incluir parte inferior y superior o, si lo prefieres, bicicleta o cinta.

Sentadillas

Realiza unas series de sentadillas. Elige las variantes que más te gusten y dale caña a esas piernas y glúteos. Zancadas y sentadillas normales con peso, por ejemplo, puede ser una buena alternativa.

Remo

Trabaja las articulaciones superiores remando a tope con el peso que creas conveniente. Recuerda que en este ejercicio, la técnica es muy importante para que sea efectivo. Cuando tengas dudas, pregunta para resolverlas y sacar el máximo partido a cada movimiento.

Planchas

Un par de minutos en plancha, le dará a tu centro su tiempo de entrenamiento y activación. La colocación es muy importante para que sea efectiva. Por ello recuerda trazar una línea recta desde tus pies a cabeza y mantente fuerte y estable durante el tiempo que aguantes en la posición.

Burpees

Realizar burpees es una manera muy adecuada de terminar tu sesión con algo de cardio tras el entrenamiento. Haz flexiones entre cada uno de ellos y hazlos aún más intensos.

Estiramientos

No olvides terminar tu entrenamiento de media hora con una sesión de estiramientos. Debes focalizar especialmente en aquella parte de la musculatura que hayas trabajado. No hace falta que te entretengas demasiado, pero sí conviene que ayudes al cuerpo a retomar el descanso tras el veloz, pero completo, entrenamiento.

Dedicando 5 minutos a cada uno de los apartados mencionados, con sus correspondientes descansos, estarás llevando a cabo un entrenamiento en el que implicas todo tu cuerpo. Recuerda que no hay excusas y que si dispones de poco tiempo puedes adaptarte a él. No obstante, si vas demasiado justo, existen rutinas muy eficaces para realizar en casa. Lo importante es mantenerte activo.