Los antebrazos, una de las partes de nuestro cuerpo más olvidadas y que es muy necesaria entrenar. Lo cierto es que a nadie (o casi nadie) se le ocurre meter en la rutina de entrenamiento algunos ejercicios para fortalecer los antebrazos, así que hoy nos hemos propuesto contarte por qué son tan importantes.

¿Te imaginas tener unos bíceps grandes y unos antebrazos más delgados que las patas de un gorrión? ¡Ya sabes, equilibra tu cuerpo!

¿Los antebrazos se entrenan? ¡Primera noticia!

Es posible que te estemos descubriendo un mundo nuevo y te estés agobiando mirando si tus brazos están equilibrados o no. ¡Tranquilo!
Aunque sea una parte del cuerpo que pensamos que no hay que trabajar, es muy necesario que la mantengamos fuerte para reducir el riesgo de lesiones. Tener unos antebrazos débiles puede hacer que hagas más fuerza con el hombro, la espalda o los bíceps, así que desde hoy mismo empieza a entrenarlos.

Es cierto que hay muchos ejercicios en los que están implicados, pero ejercitarlos concretamente es a lo que nos venimos refiriendo. No se trata tampoco de dedicar un día de la semana a entrenar tan solo el antebrazo, es una parte pequeña del cuerpo y debemos adaptarnos a su capacidad. Al igual que tampoco lo cargaremos con demasiado peso.

¿Qué beneficios aporta su fortaleza?

Trabajar la fuerza de los antebrazos deriva en beneficios para nuestro cuerpo como:

  • Aumento de potencia. Nos veremos más seguros al realizar entrenamientos con peso.
  • Muñecas más protegidas. Si tenemos unos antebrazos débiles, las muñecas serán las que sufran en mayor medida la presión del ejercicio.
  • Menos riesgos de lesiones en el tren superior. Sobre todo si realizamos ejercicios en los que tengamos que subir nuestro propio peso (dominadas) o desplazarnos en el aire (monkey bars).

Ejercicios que puedes realizar

SI ya te hemos convencido para fortalecer los antebrazos, te vamos a enseñar algunos ejercicios básicos que no te quitarán mucho tiempo de tu entreno.

  • Levanta pequeños pesos en los que aisles totalmente el antebrazo.
  • Realiza levantamientos girando hacia arriba y abajo tu muñeca.

  • Cuelga peso en una cuerda y realiza giros manteniendo tu codo pegado al tronco del cuerpo.
  • Haz el gateo del oso.

Es imprescindible que centres los ejercicios en los antebrazos, procura que ningún otro músculo se vea implícito o le quitarás trabajo. Con el tiempo notarás una gran mejoría en tus entrenamientos y sabrás distinguir cómo ejercitar las diferentes partes del cuerpo.