El mundo de la pérdida de grasa puede convertirse en un gran negocio. Sospecha cuando alguien te diga que tienes que hacer algo el 100% de tu tiempo para perder peso. Aunque la palma también te la puedes llevar cuando crees a aquellos amantes del fitness que aseguran que el entrenamiento de fuerza lo arregla todo.

El negocio oculto detrás de un cambio físico puede albergar desde la rehabilitación para un buen rendimiento deportivo hasta la fórmula mágica para la pérdida de grasa. Sin duda, los kilos de más siempre han sido un tema candente en la industria del físico; sobre todo por que casi el 60% de la población occidental tiene sobrepeso o es obeso. Es decir, las empresas de este entorno pueden encontrar unos cuatro mil millones de clientes potenciales.

Necesitas tiempo (y voluntad) para perder peso

Hubo un estudio que analizó las diferentes investigaciones sobre la pérdida de peso en diferentes partes del mundo. La conclusión fue simple: no es fácil de conseguir. Algunas de las razones comunes para lograr un buen control de peso son:

  • Realizar ente 150 y 250 minutos a la semana de actividad física moderada para ayudar a protegernos contra el aumento de peso.
  • Hacer más de 250 minutos de actividad física moderada pueden hacer que se genere en una pérdida de peso significativa.
  • Y si queremos aumentar más esa pérdida de grasa, deberíamos realizar entre 250 y 300 minutos a la semana de actividad física moderada. Es decir, unas 2.000 calorías semanales menos.

Esto indica que si una pequeña cantidad de actividad moderada semanales (150 minutos serían unos treinta minutos diarios) es útil para evitar el aumento de peso, una cantidad mucho más elevada nos ayudará a perder grasa de manera eficiente.

El entrenamiento con pesas ayuda

Los científicos encontraron que introducir entrenamiento de resistencia era útil para generar cambios favorables en la composición corporal, la resistencia muscular, la densidad ósea, disminuir el riesgo cardíaco y mejorar el bienestar psicosocial y el metabolismo.

Son evidentes los importantes beneficios funcionales y saludables que otorga el ejercicio de resistencia, pero no es la única manera óptima para disminuir el exceso de peso corporal. Combinar los ejercicios de resistencia junto a una dieta baja en calorías, no proporciona beneficios extras para la pérdida de grasa más allá de lo que se puede conseguir solo con la dieta. Es decir, no caigas en el error de excederte con la actividad física y pasar hambre.

Se necesitan tres pilares para que salga bien

Existen tres factores claves para lograr una pérdida de grasa de manera exitosa: la restricción de calorías, el entrenamiento de resistencia y la actividad física (entrenamiento aeróbico moderada). Así que cualquiera que intente convencerte de que “de esta manera” o  “con este producto” vas a conseguirlo, tan solo querrá venderte algo. Estamos hartos de verlo, la investigación ha demostrado claramente que no hay una sola cosa que te ayude a reducir peso de forma mágica. Al igual que tampoco existe un factor que realice un papel más importante en la pérdida de grasa.

Un ejemplo claro de esto podrían ser los culturistas antes de la competición. Lógicamente, ellos están sumergidos constantemente en una dieta especial para el entrenamiento de resistencia, pero cuando quieren perder peso añaden más trabajo aeróbico ligero (andar, montar en bicicleta) y reducen sus calorías. También ocurre en el CrossFit: hay mucho entrenamiento de resistencia, un plan de alimentación paleo flexible y un trabajo de metcon (que es la única diferencia en comparación con la moderada).

Para obtener los resultados, ponte manos a la obra

Los cambios en la composición corporal ocurren a largo plazo y se deben a los tres factores que te hemos nombrado anteriormente. Ten mucho cuidado con realizar alguno de los factores de manera inadecuada, porque puedes conseguir un efecto no deseado. Por ejemplo, si nos excedemos en el entrenamiento, en realidad buscaremos una fatiga muscular que nos haga alejarnos de la actividad física. Tómate tiempo y sé paciente. Ya sabes lo que dicen: en un mes te notarás tú los resultados, en tres meses lo hará tu entorno cercano y en seis meses serás una persona nueva.

Come de manera equilibrada y saludable, pero no restrinjas ningún grupo nutricional. Descansa correctamente y mantente activo todo el tiempo que tu día te permita. Sería interesante que introdujeras también entrenamientos de alta intensidad para potenciar esa pérdida de grasa.