Uno de los problemas frecuentes en personas que pierden peso rápidamente es saber qué tienen que hacer para evitar tener la piel flácida. Si has perdido 3 o 4 kilos no tendrás este quebradero de cabeza, pero aquellos que pierden 30, 40 o 50 kilos se encuentran con un dilema importante. ¿De verdad que después de adelgazar (y matarme para ello), voy a tener la piel suelta?

Realmente, tener la piel flácida es algo que se puede evitar, sin la necesidad de recurrir a operaciones de estética. También es cierto que debes darle a tu cuerpo el tiempo necesario para asimilar los cambios y los diferentes estímulos; si pierdes demasiado peso de forma rápida, tu cuerpo se enterará tarde y tendrás un problema con el exceso de piel.

Tu problema no es (siempre) el exceso de piel

Habrá quienes digan que el físico no es importante y que deben estar contentos por conseguir bajar de peso. Correcto. Pero es muy desalentador mirarte frente al espejo y ver piel que tapa todo tu progreso y esfuerzo. No se trata de obsesionarnos con la imagen o la apariencia, sino de querer vernos fuertes y saludables después de tanto esfuerzo.

Es cierto que hay casos en los que existe un exceso de piel después de perder muchísimos kilos, pero hay gente que lo confunde con un exceso de grasa corporal. La grasa puede ser suave y ondulada, y se puede confundir fácilmente con la piel.
Para saber si es exceso de piel o de grasa, pellízcate la zona que te preocupa y si puedes agarrar pocos milímetros de piel, estás ante un exceso de grasa corporal.

La piel es un órgano vivo, ¡no lo olvides! Así que mientras tú no reduzcas tu grasa, la piel no tiene razón para disminuir la tensión y permanecerá adherida a ella hasta que la elimines.
Los expertos pueden determinar si te sobra piel cuando estás en un 10-20% del porcentaje de grasa corporal. Es justo ese nivel en el que la grasa se vuelve ínfima y permite evaluar el estado de la piel con precisión.

I was going to drop one of those “I’m looking for X Amount of people to help” but that’d be a lie-bc I’m looking to help everyone ready to level up, have some fun, and flip the script on their life. . What can you expect?! -4 days per week -30 min workouts -non-diet lifestyle that let’s you say yes wayyyyy more than no😜 -the best underground FitClub crew to hold you accountable, keep you “in it”, and support you like you never thought you needed. . Enrollment kickstarted TODAY exclusively for my EpicSHRED crew-link in bio or drop an emoji below if you want to do it with us and I’ll get you plugged in🏃🏻‍♀️🏋🏻‍♀️ #SweatWithMe #BeforeAfter #PCOSlife #NeverGiveUp💪🏽 #MomsWithAbs

A post shared by Kristina Battaglia (@lifeaskristinab) on

Desarrollar el músculo para reducir el exceso de piel

Uno de los grandes errores es bajar de peso haciendo ejercicios de cardio solamente. De esta forma no ganamos masa muscular y aumentaremos las posibilidades de tener la piel flácida. Para evitar esto, es importante que incorpores entrenamientos de fuerza para desarrollar los músculos.

Debajo de tu piel existen dos capas de tejido: la grasa y el músculo. 

Cuando aumentamos de peso, la piel se expande lo suficiente para acomodar el aumento del tamaño de tu cuerpo. No solo ocurre cuando engordamos, sino que también le pasa a las mujeres embarazadas, por ejemplo.
En cambio, cuando perdemos grasa y concretamente cuando lo hacemos de forma rápida, a la piel no le da tiempo a reducir su tamaño al mismo ritmo que a las células adiposas. Es decir, la piel flácida llama a tu puerta.

Perder peso de forma rápida, haciendo dietas milagrosas y matándonos a correr, nos hará perder peso y grasa, pero tendrás un exceso de piel. Si quieres que esto no te ocurra, debes construir músculo para “rellenar” la holgura de la piel y darle el tiempo necesario hasta que se adapte.

Este consejo no es solamente para aquellas personas obesas que hayan perdido peso y tengan la piel flácida, hay muchas mujeres que se encuentran con piel suelta en los brazos y que no saben cómo remediarlo. La solución en cualquier caso es el entrenamiento de fuerza.