Es habitual encontrar multitud de compañeros de gimnasio ayudándose entre ellos para realizar los ejercicios, hasta tal punto que no se sabe quien esta haciendo un mayor esfuerzo. Esto sin duda, no va ser positivo para tu progreso y rendimiento en el gimnasio. A continuación, explicaremos en más detalle porque ayudar en los ejercicios puede no ser tan bueno, y daremos una conclusión final.

¿Entrenar con compañero?

Cuando accedemos a la sala de musculación de un gimnasio, es frecuente encontrar a personas entrenando por parejas. Esto es debido a que al entrenar en parejas aumenta la motivación y la capacidad de superación entre otros beneficios.

Entrenar con un compañero puede ser muy beneficioso para nuestro rendimiento. Sin embargo, el que nos ayude en los ejercicios puede no serlo tanto.

Entrenar con un compañero si, pero cada uno realiza su trabajo.

¿Por qué es mejor realizar los ejercicios solo?

Ser fuerte vs demostrar ser fuerte

En multitud de casos nos encontramos con parejas en el gimnasio que intentan levantar un peso excesivo que no pueden controlar en los ejercicios. Para compensar esto piden ayuda a su compañero para realizar el ejercicio (este compañero a veces realiza mayor esfuerzo).

Esta situacion, lejos de producir ganancias de fuerza, alimentará el ego. Haciendo esto se podrá demostrar fuerza, ya que cargarás la barra con multitud de discos, pero no serás tu el que levante ese peso (será entre tu compañero y tu).

Problema para cuantificar

Quizás un día, el compañero haga una fuerza del 40% en tu levantamiento y otros días la haga del 70%.

Al realizar ejercicios con la ayuda de un compañero, hay un problema bastante importante: no sabemos cuanto peso estamos moviendo nosotros en cada momento.

Principalmente, al no saber que peso estamos levantando en una sesión, tampoco sabemos que peso podremos levantar en sesiones posteriores. Esto ocasionara que no sepamos que peso levantar para optimizar y cumplir con nuestros objetivos. Por lo que, nuestra progresión en el gimnasio se verá seriamente limitada.

Provocará una mala técnica

Como hemos dicho anteriormente, cuando un compañero nos ayuda a levantar un determinado peso, significa que no tenemos pleno control sobre ese peso. Esto será un precedente para realizar una mala técnica. Esta mala técnica será un factor muy limitante en el progreso. Esto es debido a que, a lo largo del tiempo con una probabilidad bastante alta, producirá ciertas lesiones.

Músculos estabilizadores

Al realizar los ejercicios, la musculatura estabilizadora del cuerpo se ve activada para poder estabilizar la barra o mancuernas. Sin embargo, si hay un compañero que está ayudándonos y sujetando esta barra o mancuernas, esta activación de nuestra musculatura estabilizadora se vera disminuida.

Conclusión: Puedes pedir ayuda, pero de forma ocasional

Según todo lo comentado anteriormente, que un compañero nos ayude siempre en todos los ejercicios no va a ser nada positivo y va a limitar gravemente nuestro rendimiento.

Sin embargo, pedir ayuda de forma ocasional si va a ser positivo. Con pedir ayuda de forma ocasional, me refiero a pedir ayuda solo en casos aislados:

  • Cuando vayamos a realizar una serie en la que queramos llegar al fallo muscular.
  • En una serie en la que vayamos a meter un peso que no estamos acostumbrados y necesitemos aumentar nuestra seguridad.

En estos casos que acabo de mencionar, pedir ayuda si es buena idea. Sin embargo, si pides ayuda en alguno de estos casos, asegúrate de que el ejercicio lo realices tú. El compañero solo esta presente por si hubiese cualquier problema en el levantamiento o fallases, no para ayudarte desde el momento inicial.