Si alguna vez has tenido un entrenamiento agotador en tu garaje, eres consciente de que los entrenamientos en casa no son un paseo por el parque, a pesar de lo que algunas personas puedan pensar. Dependiendo de los ejercicios que estés haciendo, tampoco son necesariamente más seguros en casa.

Aunque hacer ejercicios en casa tienen la reputación de ser más fáciles y seguros que las rutinas en el gimnasio, no es siempre el caso. Durante tu próximo entrenamiento, evita estos errores comunes para mantenerte seguro y libre de lesiones.

5 errores que pueden ponen en peligro tu entrenamiento en casa

Omites tu calentamiento

Si estás acostumbrado a hacer ejercicio en el gimnasio o asistir a clases grupales de ejercicios, es fácil pasarlo bien o descuidar completamente tu calentamiento. Pero eso puede dejarte dolorido o incluso lesionado.

Uno de los errores más comunes es la ausencia de un calentamiento adecuado. El calentamiento es esencial para garantizar que el cuerpo esté preparado y listo para realizar los movimientos en el entrenamiento. Sin un calentamiento adecuado, tiene un mayor riesgo de lesiones.

Realiza al menos dos minutos de cardio ligero para aumentar tu ritmo cardíaco y tener los músculos preparados para el trabajo. Luego, sigue con algunos ejercicios de movilidad. Si no estás seguro de lo que se supone que debes hacer durante tu calentamiento, comienza con algunos movimientos lentos y controlados del peso corporal, similares a los ejercicios de tu rutina escogida.

No tienes un plan de entrenamiento

Para algunos, mantenerse motivados es un gran desafío cuando hacen ejercicio en casa. Pero su falta de ideas puede ser aún peor si no tiene un plan sólido.

Por lo general, cuando las personas entran a una sesión de entrenamiento sin un plan, vuelven a una rutina de ejercicios que han hecho en el pasado. Con el tiempo, hacer los mismos movimientos una y otra vez puede provocar lesiones por uso excesivo. Además, probablemente no se verá mucho progreso si sigues con la misma rutina una y otra vez.

Considera dividir tus rutinas por partes del cuerpo. Para los entrenamientos en casa, lo mejor es alternar entre la parte superior del cuerpo y la parte inferior del cuerpo cada día. Ten un plan al comienzo de cada semana y varía tus ejercicios con el tiempo.

mujeres haciendo ejercicios en casa

Tus entrenamientos son demasiado complejos

Hacer ejercicio en casa con equipo limitado definitivamente puede volverse monótono. Pero al igual que no tener un plan de entrenamiento, tampoco querrás ir demasiado lejos en la otra dirección y crear un programa complicado.

Un poco de creatividad en tu rutina de ejercicios no es algo malo, pero no deseas completar toda tu rutina con ejercicios complejos inspirados en las redes sociales, especialmente si están más allá de tu nivel de condición física actual. Si estos movimientos son demasiado complejos para ti o si careces de la técnica específica, esto puede conducir rápidamente a lesiones o accidentes durante tu entrenamiento.

En lugar de buscar movimientos complejos para experimentar, intenta cambiar tus repeticiones o agregar intensidad. En lugar de hacer 10 repeticiones de sentadillas, prueba un AMRAP de un minuto (tantas repeticiones como sea posible).

Tu técnica no está a la altura

Si normalmente asistes a clases de entrenamiento con un monitor que corrige tu postura, puede ser difícil hacer la transición al entrenamiento por tu cuenta.

Practicar y monitorear tu propia postura requiere práctica, particularmente si no es lo que normalmente haces en el gimnasio. Pero incluso realizar ejercicios de peso corporal con mala técnica puede llevar a una carga articular inadecuada, lo que puede causar dolor en las articulaciones o los músculos con el tiempo.

Si no estás seguro de tu técnica, intenta practicar cada ejercicio frente a un espejo. Esto te ayudará a prestar mucha atención a tus patrones de movimiento. O considera contratar a un entrenador virtual.

materiales entrenamientos en casa

Estás utilizando materiales caseros

Hay muchas formas creativas y seguras de usar objetos domésticos en tu entrenamiento. ¿No tienes una barra? Llena una mochila con objetos pesados. ¿Sin pesas? Las latas de sopa funcionarán en caso de necesidad.

Pero tampoco quieres experimentar demasiado con tus alternativas de materiales de entrenamiento en casa. Lo sentimos, pero presionar el sofá con las piernas probablemente no sea una buena idea, a pesar de lo que los influenciadores de las redes sociales puedan estar haciéndote creer que si.

Levantar objetos con una técnica irregular o pesos diferentes puede provocar asimetrías en tu cuerpo y cargas irregulares en tus articulaciones.

Intenta encontrar artículos que sean similares en forma y peso para usar durante tus ejercicios. Si estás haciendo flexiones de bíceps con una botella de agua, asegúrate de que cada botella esté llena con la misma cantidad de agua. Además, asegúrate de que los elementos que usas sean estables y no se rompan mientras los usas.