Ya sabes que son muchos los expertos que aconsejan realizar un calentamiento previo a cualquier entrenamiento, con la finalidad de subir un poco la temperatura corporal y preparar a nuestros músculos para la sesión de ejercicios.
El calentamiento de un entrenamiento de fuerza ayuda a reducir el riesgo de lesiones gracias a la preparación a la que sometemos nuestros músculos antes de un estrés radical. Si entrenamos con los músculos fríos, será más probable lesionarnos con alguna rotura de las fibras.

Cierto es que no existen estudios que afirmen que el calentamiento ayuda de forma localizada a prevenir lesiones, pero sí se encuentran beneficios de manera global.
Además, algunas investigaciones muestran que realizar un breve calentamiento mejora el progreso de la masa muscular e incrementa la fuerza. Esto ocurre porque la temperatura corporal se eleva y aumenta las reacciones químicas de las células musculares que influyen positivamente en los procesos de hipertrofia.

¿Qué errores puedes estar cometiendo en tu calentamiento?

Nadie nace sabiendo cómo se calienta, pero si no te preocupas por informarte es posible que comentas alguno de estos errores:

Haces un calentamiento demasiado largo

¿Empiezas a calentar y no sabes cuándo debes parar? El calentamiento es una fase previa que te prepara para tu entrenamiento posterior. No debe ser ni larga en el tiempo y de una intensidad elevada; recuerda que no buscas fatigar tu cuerpo antes de entrenar, tan solo prepararlo.

Realizar un calentamiento específico dependiendo de la rutina que vayas a hacer es la clave para mejorar el rendimiento. Te recomiendo que dediques unos 5-8 minutos para calentar todo el cuerpo, y luego otros 5-8 minutos para calentar zonas más específicas enfocadas a la musculatura que vas a entrenar.

No activas la musculatura principal

¿Con calentar nos estamos refiriendo a trotar unos minutos? No necesariamente. Trotar, correr, saltar a la comba, la elípica o la bicicleta pueden ser buenos aliados para activar tu cuerpo de forma general; pero poco tiene que ver si luego te vas a centrar en levantar pesas. Debes tener en cuenta también qué músculos piensas ejercitar, para así añadir algunos movimientos más específicos.

¿Cómo puedes calentar músculos concretos? Si estás totalmente perdido, prueba a realizar series cortas con pesos ligeros.

Empezar tu entrenamiento con cargas elevadas

Es muy común ver a muchos amantes del fitness que empiezan su entrenamiento levantando cargas muy elevadas. No importa que tan solo sean el 60-70% del peso que vamos a cargar en el entrenamiento, sigue siendo una carga elevada para hacer el primer ejercicio.