El entrenamiento oclusivo suele ser un tema recurrente entre los que ya llevan un tiempo entrenando fuerza. Según dicen, puedes aumenta tu masa muscula de una forma más rápida que si realizas un entrenamiento tradicional, ¿pero es verdad? Te contamos qué es este tipo de entrenamiento, sus beneficios y los posibles riesgos de su práctica.

Si vas a iniciarte en un entrenamiento oclusivo, qué mínimo que sepas a qué te enfrentas, ¿no?

¿Qué es el entrenamiento oclusivo?

Algunos lo conoces también como Kaatsu o entrenamiento de restricción sanguínea, y consiste en un tipo de entrenamiento que limita el paso de la sangre hacia el músculo que estamos entrenando.
¡Ojo! Limitar la circulación no es cortar el paso sanguíneo por completo, sino generar cierta presión con una venda para reducir la velocidad de la sangre.

Puede ser peligroso si no controlas el ajuste de la venda. El fin de este entrenamiento es hacer que la sangre esté en el músculo todo el tiempo que pueda para que tenga efectos positivos en el crecimiento muscular.

La sangre es la encargada de transportar por nuestro cuerpo el oxígeno, la glucosa, los nutrientes y todos las sustancias que nos permiten vivir. Por supuesto, nuestros músculos requieren un flujo constante para poder entrenar de forma correcta.

Como bien sabrás, el corazón bombea la sangre que recorre todo el cuerpo para poder funcionar en cualquier actividad. Cuando realizamos entrenamientos de fuerza, los músculos envían la sangre de vuelta al corazón con una mayor velocidad, provocando que se hinchen momentáneamente.
Al descansar, la hinchazón se reduce.

En el entrenamiento oclusivo se busca prolongar esa hinchazón durante más tiempo, para incrementar el estrés metabólico, sin tener que realizar demasiada tensión o muchas repeticiones.

¿Puede aumentar el crecimiento muscular?

Una de las principales causas de la hipertrofia muscular es el estrés metabólico. Lógicamente, al realizar una tensión muscular con escasos descansos, provoca ese estrés del que estamos hablando.
Al disminuir el paso del flujo sanguíneo, los compuestos de la sangre permanecen más tiempo en los músculos, haciendo más intenso ese estrés metabólico. Así que sí, el entrenamiento oclusivo funciona.

Treinamento de oclusão vascular vem sendo muito estudado, apesar de ser um método antigo, também chamado como kaatsu training, define por restrição parcial do fluxo sanguíneo da região a ser trabalhada, importante que a restrição seja de sangue venoso e não arterial, o legal deste método é que trabalhamos com baixa carga de 30-50% da carga máxima e mesmo assim terá um estresse metabólico parecido com adaptações de treino de hipertrofia com alta intensidade 70%-85%, mas devemos saber como usar, hora de usar, encaixar de maneira eficiente no planejamento do treino e a técnica correta para que tenhamos os benefícios do método.💪🏼🏋️ #kaatsu #oclusao #musculação #resultado #pettopersonal #diet #naturalbodybuilder #motivacao #saude #muscle #estudos #treinoconsciente #y3t #consultoria #consistency #emagrecimento

A post shared by Thiago Petto (@pettopersonal) on

¿Qué beneficios y riesgos se producen?

Como beneficios destacan el menor peso con el que entrenamos. Como tendremos cierta limitación para coger grandes cargas, el peso se tiene que reducir y protegeremos las articulaciones y tendones. Además, se reduce también el riesgo de lesión por levantamiento.

Es un entrenamiento interesante para aquellos que acaban de salir de una lesión y no quieren sobrecargar sus músculos rápidamente, pero tampoco quieren perder el volumen.

En contraposición tenemos algunos estudios que aseguran que no se tiene que abusar de este tipo de entrenamiento. Se puede decir que el principal riesgo es no establecer correctamente la presión ejercida, por lo que el entrenamiento oclusivo se estará practicando mal.

¿Cómo hacer un buen entrenamiento oclusivo?

Debes saber que este tipo de entrenamiento solo puede funcionar en las extremidades (piernas y brazos), ya que no es muy seguro realizarlo en zonas mayores del cuerpo.
La venda del brazo se tiene que colocar a la altura de la axila, mientras que la de la pierna debe hacerse sobre la entrepierna.

Asegúrate de que no está demasiado tensa como para provocar la pérdida de sensibilidad u hormigueo.