Ejercicios para hacer en la piscina y fortalecer en verano

ejercicios para adelgazar en la piscina

La temporada de verano brinda una oportunidad ideal para darse un refrescante chapuzón en la piscina. Pero más allá de ser una mera fuente de disfrute, la piscina también puede servir como un fantástico escenario para realizar ejercicios que promuevan el bienestar tanto físico como mental. Los entrenamientos acuáticos presentan una alternativa revitalizante a las rutinas de fitness convencionales, aprovechando la resistencia inherente del agua y minimizando la tensión en las articulaciones.

En este artículo vamos a contarte cuáles son los mejores ejercicios para hacer en la piscina y fortalecer en verano.

Ejercicios para hacer en la piscina y fortalecer en verano

ejercicios para hacer en piscina

Natación

Practicar natación es una forma de ejercicio increíblemente completa y eficiente que se dirige a todos los grupos musculares principales. Al incorporar varios estilos de natación, como estilo libre, braza, espalda o mariposa, puedes mejorar su resistencia cardiovascular, fortalecer los músculos de los brazos, las piernas, la espalda y el abdomen y quemar calorías de manera efectiva.

Trotar o correr en el agua

Experimenta la sensación de correr, pero en un entorno acuático. Esta forma de ejercicio ofrece un impacto suave en el cuerpo, lo que la hace perfecta para personas que buscan mantener un estilo de vida activo y al mismo tiempo minimizar la tensión en sus articulaciones. Al ponerse un cinturón de flotación, puedes permanecer erguido sin esfuerzo e impulsarte a través de la piscina utilizando movimientos que se parecen mucho a los de correr. Ajusta el nivel de esfuerzo acelerando o desacelerando tu ritmo.

Aeróbic acuático

Participar en aeróbic acuático no sólo es una experiencia agradable, sino también un método muy eficaz para quemar calorías y mejorar la resistencia cardiovascular. Estas clases estimulantes incorporan una variedad de movimientos, que incluyen patadas, saltos, torsiones y ejercicios de brazos, todo sincronizado con música animada. Participar en estas sesiones grupales permite a las personas aprovechar los beneficios del ejercicio y al mismo tiempo fomentar las conexiones sociales.

Sentadillas en el agua

piscina en verano

Al incorporar sentadillas acuáticas a tu rutina de ejercicios, puedes intensificar la efectividad de este ejercicio tradicional para desarrollar fuerza muscular. Comienza posicionando tus pies a una distancia igual al ancho de tus hombros, y desciende gradualmente flexionando las rodillas, imitando la acción de sentarte en una silla imperceptible. Posteriormente se regresa a la postura inicial. Repite esta secuencia varias veces para mejorar el poder de la parte inferior del cuerpo y los glúteos.

Flexiones contra la pared

Para realizar este ejercicio, colócate en la periferia de la piscina, con las manos firmemente plantadas en el borde. Procede a ejecutar flexiones, asegurándote de que tu cuerpo permanezca alineado y recto. Al hacerlo, fortalecerás eficazmente tus brazos, hombros y pecho, mientras te opones activamente a la resistencia del agua.

Ejercicios dirigidos a los músculos abdominales

Cuando se trata de ejercicios abdominales, el agua proporciona un enfoque más suave y respetuoso con la espalda. Prueba a hacer abdominales flotantes o utilizar el borde de la piscina como apoyo. Otra opción es ejercitar los músculos abdominales con resistencia haciendo ejercicios en bicicleta acuática.

Waterpolo y el baloncesto acuático

Realiza una actividad física agradable participando en deportes acuáticos como waterpolo o baloncesto en la piscina. Estos juegos recreativos no sólo mejoran la coordinación y el equilibrio, sino que también ofrecen un vigoroso ejercicio cardiovascular.

Otros ejercicios para hacer en la piscina y fortalecer en verano

mejores ejercicios en piscina

Aquí te damos otros tipos de ejercicios para hacer en la piscina y fortalecer en verano:

  • Skiping: Para saltar, corre en una posición estacionaria mientras levantas rápidamente cada rodilla hacia el pecho de forma alterna. Esfuérzate por mantener este movimiento vigoroso durante una duración continua de 30 segundos. Implica una combinación de saltar, abrir y cerrar las piernas y coordinar los movimientos de los brazos. Mantén la energía durante otros 30 segundos. Una vez que haya calentado adecuadamente, comienza tu entrenamiento concentrándote en la parte superior de tu cuerpo mediante la realización de tres ejercicios.
  • Burpees acuáticos: implican mirar hacia la pared de una piscina, colocar las manos en el borde de la piscina y levantar todo el cuerpo como si estuviera saliendo del agua. Al repetir este movimiento de 12 a 15 veces, podrás trabajar eficazmente los tríceps, los hombros y los músculos del pecho, promoviendo la firmeza.
  • Para trabajar tus tríceps, adopta una postura vertical en el agua, asegurándote de no hacer contacto con el suelo de la piscina. Sujétate del escalón superior de la escalera o del borde de la piscina. El objetivo de este ejercicio es confiar únicamente en la fuerza de tu brazo para levantarte del agua.
  • Para lograr piernas y glúteos tonificados, realiza estocadas en agua que llegue hasta tu cintura. Comienza dando un gran paso hacia adelante y luego regresa a la posición inicial. Alterna entre piernas e incorpora estocadas laterales para un entrenamiento completo.
  • Para realizar el ejercicio de balanceo de piernas, debes colocarte en el agua hasta la cintura y mantener la estabilidad agarrándote del borde de la piscina. Comienza levantando gradualmente una pierna hasta un nivel cómodo en el agua mientras mantienes las rodillas extendidas. Mantén esta posición durante 5 segundos antes de iniciar un movimiento de balanceo, bajando la pierna y levantándola detrás de ti. Es importante mantener la energía durante todo el ejercicio. Repite esta secuencia 15 veces antes de pasar a la pierna opuesta.
  • Para realizar el ejercicio del churro, consigue un churro de piscina y fíjalo firmemente alrededor del pie. Encuentra un lugar adecuado en el agua donde no esté completamente sumergido. Para mantener la estabilidad, coloca los brazos en el borde de la piscina. Comienza el ejercicio extendiendo la pierna derecha, luego sumérgela y flexiona la rodilla hasta que forme un ángulo de 90 grados bajo el agua. Repite este movimiento durante dos series de 15 repeticiones. Luego, cambia al otro pie y repite el ejercicio. Al realizar esta rutina, fortalecerás eficazmente tus cuádriceps e isquiotibiales. Involucra los músculos oblicuos asumiendo una postura vertical y levantando las piernas, dobladas por las rodillas, para crear un ángulo de 90 grados sin hacer contacto con el suelo. A continuación, mantén las piernas juntas y gíralas de izquierda a derecha. Completa 2 series de 15 repeticiones.
  • Mantén tu entrenamiento fuerte desafiándote a mantenerte flotando en la piscina durante un mínimo de 30 segundos, sin hacer contacto con el fondo de la piscina. Este verano ya no hay excusas para parar tu entrenamiento.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los mejores ejercicios para hacer en la piscina y fortalecer en verano.