Cuando aterrizas en un gimnasio por primera vez, te das cuenta de que existen barras con diferentes longitudes, formas y pesos. No sabes por dónde empezar y te da vergüenza pedir ayuda a algún monitor de la sala, por lo que acabas con una muy pesada y sin saber qué peso meter. Puede ser que lleves mucho tiempo entrenando, pero tan solo te hayas fijado en el peso añadido (sin contar el de la barra). Como sabemos que es una duda muy común, te presentamos todos los tipos que existen y los diferentes usos que deberías de darle.

Barra olímpica

La reconocerás porque es la más larga del gimnasio, y tiene los extremos del mismo material que la barra. Su peso es de 20 kilos, mide 220 centímetros y tiene un diámetro de agarre de 28 milímetros. A lo largo de la barra encontrarás diferentes rugosidades para delimitar diferentes agarres, y sus extremos tienen la característica de rodar. Esto es favorecedor para movimientos olímpicos, como el thruster, ya que los discos pueden girar de manera libre sin afectar al levantamiento.

Esta barra es ideal para peso muerto, thruster, clean and jerk, sentadillas o snatch. En cambio, si quieres hacer elevación de cadera o press de banca, es ideal optar por una barra con los extremos de plástico y más reducida de tamaño para controlar bien todo el peso. Al ser tan larga, en los levantamientos de cadera pueden darse oscilaciones en la subida, que dificultan el rendimiento.

En algunos gimnasios existe una versión más pequeña, de unos 15 kilos.

¿Cómo cargar y descargar la barra olímpica? (Sin pelearte con ella)

Barra press de banca

Como decíamos antes, para este ejercicio es recomendable usar una de menos peso, pero de igual longitud. Los estantes del press banca suelen tener una anchura determinada para poder introducir los discos sin dificultad. En cambio, si optas por una más pequeña, los extremos quedarán en la mitad de los estantes, y te será imposible descansar la barra. (Super consejo para principiantes).

En este caso, pesa unos 12 kilos.

Barra EZ

Seguro que te ha llamado la atención por su apariencia ondular. La barra EZ es perfecta para trabajar los músculos de la espalda y de los brazos, sin comprometer a las muñecas. El agarre nos obliga a mantener una posición neutra de las muñecas para poder levantar el peso. Es muy poco usada en el gimnasio por el desconocimiento, pero es igual de fundamental que una pesa rusa.

Su peso es de 7-8 kilos, y suele usarse en el famoso ejercicio 21 de bíceps.

Barra de Multipower

La máquina Multipower está muy bien para evitar tener que cargar la barra en peso libre y poder descansar rápidamente cuando te fallen las piernas. El principal problema que tiene es que no favorece a un movimiento natural, si no que te rige al diseño de la máquina.
Dependiendo del modelo y la marca, la barra pesa diferente; aunque lo habitual es que ronde los 20 kilos.

Barra hexagonal

Es muy fácil de reconocer porque tiene la apariencia de un hexágono. Cuenta con 2 asas a cada lado para que puedas agarrarla de forma sencilla. Pesa unos 15 kilos y es perfecta para hacer peso muerto y sentadillas. La barra hexagonal fue creada por Al Gerard en los años 80, un levantador de peso norteamericano que sufría continuos episodios de dolor de espalda.

Barra romana olímpica

Esta barra puede no estar disponible en todos los gimnasios, pero también es ideal para hacer ejercicios de bíceps y tríceps, gracias a su agarre. Además, posee rodamientos en los extremos, y ronda los 10 kilos.