El descanso en el entrenamiento es fundamental, pero en esta ocasión no te hablaremos de cuántas horas debes dormir o cuántos días a la semana debes descansar de hacer ejercicio. Es probable que no realices del todo bien los descansos entre serie y serie; la mayoría se excede en el tiempo porque se pone a charlar con el compañero o se inhibe con el teléfono móvil. Al igual que es importante el número de repeticiones que haces de un ejercicio, el tiempo de descanso también ayudará.

Lógicamente, dependiendo del entrenamiento que hagamos, deberemos descansar de una forma u otra. También variará según tu objetivo, como el de perder grasa, por ejemplo. Sí, el período que descansas entre repeticiones, influye directamente con la cantidad de grasa que nuestro cuerpo quema.

¿Por qué es importante descansar entre ejercicios?

La razón más evidente y por la que la mayoría piensa que debe descansar, es para recuperar la energía empleada a corto plazo. Levantar pesas implica un elevado consumo de energía, por lo que se hace fundamental recuperarla con el descanso para afrontar una nueva serie o repetición.

Además, seguro que has notado alguna vez que hay zonas de tu cuerpo que “pican”, “arden” o “pesan”. Esto es porque tu cuerpo ha acumulado metabolitos de más y necesita descansar para eliminarlos y aportar sensación de alivio.

Las pequeñas pausas también ayudan a que nuestro sistema nervioso central se recupere y prepare para volver con mayor fuerza y seguir siendo capaz de dominar la técnica. Cuando hacemos un movimiento, nuestro sistema nervioso es el encargado de enviar señales del cerebro a los músculos. Así que es fundamental descansar para que nuestro cerebro sea capaz de procesar la señal y enviársela a los músculos con la misma intensidad.

¿Cuánto tengo que descansar si busco definirme?

Si tu objetivo es mejorar la fuerza y aumentar la quema de grasa, sería ideal que hicieras rutinas que intercalen dos ejercicios diferentes. Por ejemplo, puedes hacer 4 series de 8 flexiones, 1:30′ de descanso y 3 series de 6 dominadas.
En cambio, si realizas ejercicios de fuerzas puros y duros, tu descanso debe rondar entre 3 y 5 minutos.

Lo que tienes que tener claro es que si haces series de ejercicios no muy exigentes, tu descanso debe estar por debajo del minuto.

Trucos sencillos

  • Haz descansos activos. Si tienes en mente perder grasa, estaría genial realizar descansos en los que te muevas. Por ejemplo, si estás haciendo series de sprints, tu descanso puede ser trotar. O si estás haciendo series de abdominales, puedes recuperarte haciendo jumping jack con intensidad leves.
  • Tus hormonas varían según el tiempo de descanso. Si los períodos son largos (3-5 minutos), estaremos ayudando a la recuperación del sistema nervioso. En cambio, los periodos cortos (30 a 45 segundos) liberan mayor cantidad de hormona del crecimiento, ayudan a quemar grasa y facilitan el aumento muscular. Descansar de forma corta está enfocado, mayormente, a la hipertrofia del músculo.
  • Tu descanso debe estar enfocado hacia tu objetivo. Si hacemos ejercicios en los que implicamos varias partes de nuestro cuerpo, requeriremos más de nuestro sistema nervioso y, por tanto, necesitaremos una recuperación un poco más larga.
  • Descansa acorde a tu condición física. De forma general, las personas que mayor peso levantan, necesitan más tiempo para recuperarse debido a la energía empleada en el ejercicio. Tampoco puede ser igual el periodo de descanso de un principiante en HIIT, que de un avanzado.