¿Has visto alguna vez alguien en el gimnasio gateando? ¿Tu monitor de GRIT o Funcional te ha hecho que andes a cuatro patas como si se te escapara una moneda rodando? Reconocemos que es un ejercicio extraño y poco habitual conforme vamos creciendo, pero sus beneficios son inmensos. El crawling puede ser considerado una evolución más dinámica de las famosas planchas o planks, ya que es también un ejercicio isométrico en movimiento.

¿Cómo nace el crawling?

A pesar de que gatear es uno de los movimientos básicos del ser humano, en 2015, desde China, surgió esta práctica. Se buscaba mejorar la postura, la estabilidad, la resistencia y la flexibilidad. Todo ello basando el equilibrio en las muñecas, los hombros, la cadera, los tobillos y los dedos.

Podemos comparar esta práctica con el gateo de los bebés o con la forma de moverse de algunos animales. Lo principal es devolverle la funcionalidad al cuerpo, que con los años se ha ido volviendo sedentario. Puede parecer un entrenamiento muy fácil y asequible, pero te aseguramos que fortalecerás tus músculos de forma rápida.

Beneficios del crawling

Quizá una de las mayores ventajas del crawling es su innecesario material más allá de nuestro propio cuerpo. Nos bastaremos con nosotros mismos para quemar calorías y grasa. Se trata de un ejercicio isométrico en el que vas a tener que esforzarte por mantenerte en una posición baja sin apoyarte en el suelo.

Principalmente ayuda a mejorar la postura de la espalda y a regular los niveles de la circulación sanguínea. Además tiene otros beneficios como:

  • Aumenta de la coordinación. Aunque gatear es un movimiento básico de los humanos, conforme crecemos lo vamos perdiendo. Es por eso que este ejercicio ayuda a coordinar su tren inferior y superior, algo que favorecerá en cualquier otra actividad física que realices.
  • Mejora de la mecánica de andar. Como decíamos antes, gatear es la base de nuestra manera de andar. Se espera que andes mínimo 10.000 pasos diarios, por lo que es necesario que tengas una buena mecánica. Con el crawling podemos mejorar nuestra postura al andar y corregir algún problema que tengamos al caminar.
  • Mejora nuestro sistema nervioso. Cuando gateamos, nuestro sistema nervioso central también se entrena. Aumenta el control de la mente y cuerpo y fortalece nuestro core. Partiendo de la base de que el sistema nervioso es el controlador clave de todo nuestro cuerpo, este ejercicio es muy importante incluirlo en nuestra rutina.
  • Mejora de la flexibilidad. Si tenemos poca flexibilidad, puede ser debido a la rigidez que presentan nuestros músculos o por la poca estabilidad de nuestro core. Con el crawling mejoraremos la estabilidad del core y lo fortaleceremos, así que ampliaremos su rango de movimiento y con él la flexibilidad.