Cuando tus entrenamientos típicos de peso corporal comienzan a sentirse un poco aburridos, usar un par de discos deslizantes puede ayudarte a mejorar las cosas. Los discos deslizantes agregan un elemento de inestabilidad, lo que te obliga a reclutar más músculos para mantener la forma adecuada y realizar movimientos.

Son una herramienta increíble para agregar más desafíos a tu rutina de ejercicios. Te obligan a activar tu core durante los ejercicios, pero hacen mucho más que eso. Pueden trabajar cada músculo de tu cuerpo, desarrollar fuerza e incluso ayudar a mejorar tu acondicionamiento y tu sistema respiratorio.

¿Cómo funcionan los discos deslizantes?

En lugar de colocar los pies o las manos en el suelo para un ejercicio determinado, los colocarás sobre un disco deslizante, que se mueve sobre una superficie plana.

Un movimiento como el de un escalador tradicional puede ser complicado para algunas personas, especialmente en el impacto de los dedos de los pies al cambiar de pierna. Los sliders eliminan el rebote de la ecuación y proporcionan un tiempo de transición bajo el aspecto de tensión para todo el movimiento.

Debido a ese tiempo adicional bajo tensión, debes moverte más lentamente y con control para mantener tus músculos comprometidos. Permiten el movimiento gradual a través de las contracciones musculares excéntricas y concéntricas, que es cuando alargas o acortas tu músculo durante un ejercicio, así como el trabajo isométrico, que es la contracción estática o la cantidad de tiempo que mantienes un ejercicio sin moverte.

Los discos deslizantes también son lo suficientemente versátiles como para que los principiantes y los atletas más experimentados puedan beneficiarse. Puedes usarlos para movimientos de bajo impacto y trabajo de cuerpo completo, que generalmente involucra las piernas y los brazos, y se enfoca fuertemente en los músculos centrales de una manera poco convencional.

Además, como son pequeños y livianos, los sliders son una herramienta de entrenamiento perfecta sobre la marcha. Los deslizadores son una gran opción cuando busca algo que puedes guardar para viajar o simplemente para ir al gimnasio o al parque. Te permiten obtener muchos movimientos con un simple equipo.

¿Qué debes tener en cuenta antes de comprarlos?

Aunque la mayoría de los discos deslizantes son circulares, vienen en diferentes formas, como óvalos y hexágonos. La forma que elijas depende de cómo planeas usarlos y del tamaño de tus manos y pies. Por ejemplo, uno ovalado podría proporcionar más superficie para plantar tus extremidades.

También son generalmente de doble cara, por lo que puedes usarlos en diferentes superficies. La superficie en la que los usarás es importante. Por lo general, el césped o la alfombra requerirían un disco deslizante de fondo duro, mientras que algunos suelos de gimnasio o de madera dura en el hogar requerirían discos deslizantes con un material similar al fieltro en la parte inferior.

Además, querrás asegurarte de que al menos una de las superficies sea fácil de agarrar y que no se resbale cuando las cosas se calienten.