¿Sabes realmente entrenar los abdominales? Actualmente es uno de los principales temas que preocupan a gran parte de los deportistas, desde principiantes hasta profesionales. Cada profesional suele tener sus propias técnicas para trabajarlos, lo que debemos de tener claro es que son un grupo muscular como otro y deberá de entrenarse de forma consecuente y rigurosa si queremos obtener resultados. No olvidarnos de que sus funciones son diferentes, como la sujeción de órganos internos.

La mayoría de la población piensa que por hacer más repeticiones de abdominales, saldrán de su escondite, esto es mentira, pues con las abdominales conseguimos tonificarlos, pero evidentemente, si están debajo de grasa, seguirán estando tapados, por lo que debemos de eliminar primero esa grasa localizada en el abdomen para dejar visibles la tonificación que queremos optimizar.

La forma más correcta para eliminar esta grasa y ver un abdomen definido, es mediante una dieta adaptada y con ejercicios aeróbicos, es el mejor combo que podemos emplear. La realización de muchas abdominales no afecta en nada a la grasa, la eliminación se consigue haciendo “cardio”, disminuyendo el consumo calórico de la dieta durante el día y descansando lo suficiente. No existe un ejercicio especifico que consiga quemar la grasa de alguna zona específica del cuerpo, por lo que la mejor forma de hacer cardio es que hagamos ejercicios donde se involucren a todos los músculos del cuerpo para que requieran energía y esta provenga de los depósitos de grasa corporal, acompañándolo de una alimentación con un buen reparto de macronutrientes para evitar perder la masa muscular por la disminución calórica. No olvidemos que el descanso juega un papel muy importante en este proceso, aunque pienses que es lo menos importante, durante el sueño y descanso, el cuerpo realiza varias procesos metabólicos para restructurar y reparar el desgaste del día, entre ellas convertir la grasa del cuerpo en energía para que la musculatura esté cargada para el día siguiente.

Siempre escuchamos que, sino duelen, significa que no están trabajando, esto es totalmente falso. En ningún caso el dolor es síntoma de estar ejercitando un musculo, es más, un dolor o molestia puede ser un resultado negativo, pues puede ser el inicio de una lesión.

Otro gran falso mito y se sigue viendo bastante entre muchos deportistas, es que muchos creen que, si usan plásticos, neoprenos u otro material envolviendo el abdomen mientras entrenan se reducirá. Poniendo un poco de lógica en este punto, lo único que se pierde con esto es líquido que se volverá a recuperar al beber agua después y lo único conseguido será aumentar el nivel de deshidratación por la pérdida de minerales. Al igual que cuando se utilizan las famosas cremas reductoras, son vasodilatadoras, ayudan a la circulación sanguínea en la zona donde se aplica, simplemente consiguen perder líquidos por el aumento de la temperatura, por tanto, pueden ayudar si buscamos tonificar, pero no para quemar grasa.

El sobre entrenamiento de los abdominales no es nada recomendado, aunque es un grupo muscular con bastante aguante, no se debe de sobre cargar, es mejor realizar ejercicios con bastante intensidad y no muchas repeticiones. Deberán de realizarse correcto aunque sean pocos, mejorando el rendimiento y resultados.

En conclusión podéis comprobar que es mucho más sencillo de lo que parece, necesitamos simplemente tener claro ciertos puntos y trabajar sobre ellos.

Manuel Arroyal