Actualmente recibimos mucha información acerca de la necesidad de llevar una vida activa. Alimentarse correctamente y hacer ejercicio a diario es muy importante para estar sanos. Si has decidido cambiar tu estilo de vida a mejor, y quieres iniciarte en el gimnasio, presta atención a los consejos que te damos para no perder las ganas por el camino.

Hoy en día tenemos un fácil acceso a cualquier tipo de información. Seguro que, si has decidido cambiar de vida, habrás empezado a buscar de qué manera puedes hacerlo. Existen unos pilares básicos para optimizar nuestra calidad de vida. Uno de ellos, sin duda, es la práctica regular de actividad física. Si te sientes perdido en eso de asistir a un gimnasio, deja de darle vueltas, hazlo y sigue los consejos que te proponemos para no perder la motivación.

5 Claves para iniciarte en el gimnasio y no perder las ganas.

1.Si ya has dado el paso, es probable que vayas y te sientas perdido. Tanto si no has practicado ejercicio anteriormente, como si vienes de cualquier otra rama deportiva, es normal que no sepas por dónde empezar. Esto no depende de tu condición física, sino de la experiencia. Por ello, date a ti mismo permiso para estar perdido, para no conocer las máquinas o cómo debes utilizarlas. Pregunta al personal de sala cualquier duda y solo de esta manera, aprenderás.

2.Para empezar y hasta que te familiarices con el entorno, tal vez sea mejor que tu monitor o monitora realice una tabla de ejercicios para ti y te explique uno a uno cómo se realizan. De esta manera, asistirás al gimnasio con un trabajo establecido y no irás paseándote, ¡deseando que pase el tiempo para salir de allí! Este paso es muy frecuente en los gimnasios, no creas que pedir una tabla es extraño. En muy poco tiempo sentirás más comodidad y aumentará tu motivación.

3.Conforme vayas adquiriendo experiencia y controlando el manejo del material, observarás que es muy importante dejarlo en su sitio después de utilizarlo. Seguir unas normas básicas de comportamiento, te hará sentir parte del entorno. Observarás cómo sabes lo que tienes que hacer en cada momento y te aportará satisfacción. Lo más importante es que no te cortes y preguntes siempre. No dejes de hacer cosas, o probar nuevo material, por si no lo haces bien. Hay gente preparada que te ayudará sin problemas.

4.La constancia es muy importante. Te aseguramos que si cumples con la rutina de entrenamiento verás resultados, por pequeños que sean, en muy poco tiempo. Tanto en tu aspecto físico como en tu flexibilidad, resistencia y coordinación. Y aquí reside la clave del entusiasmo por el ejercicio físico. En tus sensaciones está el truco para no desistir en el camino hacia la meta. Sin darte cuenta, observarás que llevas ya un tiempo largo entrenando y que detrás de ti has visto iniciarse a otras personas que se encontraban tan perdidas como tú al principio. La sensación de evolución, desarrollo y crecimiento, no tiene precio.

5.Recuerda llevar siempre ropa deportiva muy cómoda y con la que te sientas a gusto. No se trata de ser superficial, pero sí de reconocer que es muy importante que te sientas bien entrenando. Sentirte bien contigo mismo, te aportará seguridad, confianza y autoestima. Observar que con el paso del tiempo te pones prendas que en el pasado no te hubieras atrevido a ponerte, por ejemplo, es una seña de mejora.

iniciarte en el gimnasio

Otras consideraciones para iniciarte en el gimnasio

  • Busca tus propios objetivos. No hace falta que sean muy ambiciosos de primeras. Se trata de ir avanzando con pequeños logros. Con la conciencia de que la mejora se percibe de una forma muy progresiva, lograrás todo lo que te propongas.
  • Realiza tu propio diario de entrenamiento. En él reflejarás todos los detalles de tu rutina. De este modo te conocerás a ti mismo en el ambiente deportivo y podrás chequearte. Anota tus entrenamientos, dieta, sensaciones…
  • El entrenamiento es muy importante, pero debes saber que la alimentación es la base de la estructura. Lleva a cabo una dieta saludable, integrada por alimentos naturales que te aporten todo lo que tu organismo necesita para funcionar. Si crees que por ti mismo no puedes establecer una dieta equilibrada y completa, acorde con tus objetivos, pide la ayuda de un nutricionista. Es una inversión que te aportará muchos conocimientos y resultados. Así, podrás adquirir las nociones para tomar decisiones inteligentes en cuestión de tu alimentación.
  • Indagar y ser curioso en cuanto a la actividad física es imprescindible. Prueba diferentes entrenamientos, atrévete con cosas nuevas y ponte a prueba. No te estanques y te quedes en lo cómodo, una vez que ya te sientas seguro en el contexto deportivo. Ve a por más, complementa tu entrenamiento con diferentes actividades y emprende nuevo comienzos. Divertirte, pasártelo bien y sentir ganas es imprescindible para cumplir y alcanzar la meta.