Boxear está de moda. Todos quieren ser entrenados por Rocky Balboa, aunque a pocos les hace gracia la idea de la fase de contacto. Queremos tener las nociones básicas para pelear y defendernos, pero eso de pegar a otra que no sea el saco no termina de convencer a muchos. Es sabido que las artes marciales mixtas son muy recomendables para ponernos en forma y desarrollar fuerza en no demasiado tiempo; pero, ¿qué te parecería incorporar ciertos movimientos funcionales y fitness? Esta es la apuesta de Brooklyn Fitboxing.

Brooklyn Fitboxing: boxeo sin contacto para cualquier tipo de deportista

Tuve la suerte de poder entrenar con Brooklyn Fitboxing para conocer de primera mano lo que ofrecen. Soy una amante empedernida del deporte, me encantan las artes marciales y los entrenamientos funcionales, ¿qué podría salir mal?

Si no eres asiduo de la práctica de ejercicio físico, es posible que te parezca un entrenamiento duro o diseñado para personas que ya cuentan con cierta preparación física, pero no temas. Es una actividad inclusiva, tanto en sexo como en edad, incluso si tienes alguna patología. Me atrevería a recomendarlo en casos en los que se quiere practicar boxeo, pero el ambiente de las escuelas old school no termina de llamar tu atención. Los entrenadores cuentan con formación profesional y están pendientes de los usuarios en todo momento; de hecho, recomiendan que sea el entrenamiento el que se acomode a ti, y no al revés.

Es cierto que no se necesita un acondicionamiento previo, pero sí sería conveniente no dar el 100% en las primeras sesiones. En las clases escucharás terminología relacionada con el boxeo (upper, jab, cross, hook), que si no estás familiarizado podría resultarte confuso para seguir la coreografía que va marcando el entrenador. No obstante, irás mejorando la técnica con el paso del tiempo. Lo más importante es golpear cuando lo marcan, ni antes, ni después, ni más rápido.

8 asaltos con descansos activos

Las sesiones tienen una duración de 47 minutos, pero serás tú el que decida la intensidad en todo momento. Como en cualquier actividad física, lo primero es el calentamiento para aumentar la temperatura corporal y golpear al saco sin riesgo a lesiones. Una vez superado este primer track, el entrenador comienza a cantar la coreografía que vas a realizar durante 2 minutos. Siempre los mismos golpes para que te familiarices con los términos y pueda corregirte la técnica. No solo encontrarás golpes de boxeo, también se incorporan patadas típicas del  kick boxing.
Son 8 asaltos en total, y entre cada uno realizarás algunos ejercicios funcionales (sentadillas con peso, zancadas, flexiones, burpees, abdominales, etc). Deberás ser ágil para ponerte y quitarte los guantes a tiempo. Recuerda que quieres dar el máximo en cada entrenamiento.

Todos y cada uno de los golpeos son recogidos por los sensores del saco. Sí, el saco es «inteligente» y será el encargado de posicionarte en un ranking al final de la sesión. A continuación os muestro los resultados que obtuve en la primera sesión, en los que el saco tiene en cuenta la sincronización del golpe con la fuerza.

sesion brooklyn fitboxing

En cuanto a beneficios físicos, me parece una actividad totalmente completa. Hay personas que no terminan de engancharse al deporte, tal vez por falta de tiempo o por que no encuentran el que les motive. Pero, ¿quién puede resistirse a eliminar el estrés a base de puñetazos y patadas? Los entrenamientos a intervalos de alta intensidad son los más recomendables para la pérdida de peso, mejora cardiovascular, aumento de resistencia e incremento de la tonificación muscular. No trabajarás con peso (excepto en algunas sentadillas, que disponen de pesas de 6 kg máximo), por lo que no necesitarás más que tu propio peso para salir con la camiseta empapada.
Además, hablando con algunos usuarios de Brooklyn Fitness, aseguraban que era lo que necesitaban para olvidarse de todo durante casi una hora.

¿Te animas a competir?

Habíamos dicho que no existe contacto físico con personas, entonces, ¿cómo se compite? Como has leído anteriormente, los sacos tienen sensores que permiten clasificar a los fitboxer en cada clase. Pero esa clasificación no es solamente del centro al que asistas, también puntúa a nivel regional y nacional. Es decir, se realizar competiciones en España, con usuarios de diferentes ciudades, para encontrar al mejor fitboxer.

Existen dos tipos: las «virtuales» que se incluyen dentro de una Liga. Se realizan una o dos al año, y los deportistas luchan por hacerse con el cinturón de campeón. La presencial es lo más parecido a una competición real. Este año se celebra la Brooklyn Fitboxing World Championship el 23 de noviembre en Madrid. En ella se enfrentarán equipos de hasta cinco personas (de todo el mundo) que han sido preparados por un trainer.

Es decir, tu entrenamiento puede tener recompensa (más allá del físico y mental).

Proyectos solidarios

La andadura de Brooklyn Fitboxing parece que comienza a explotar. No solamente se están abriendo centros en todo el mundo, sino que también quieren dedicar tiempo a la parte más solidaria. A partir de octubre, las franquicias comenzarán a donar el 1% de su facturación a distintos proyectos de ONG. Se han alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y prometen adquirir un compromiso a largo plazo; no será algo puntual.

En las próximas semanas se desvelarán más datos sobre esta iniciativa, aunque sus usuarios ya pueden registrar (en este enlace) los proyectos por los que piensen que merece la pena luchar.