A pesar de ser un baile bastante integrado en nuestra sociedad actualmente, no fue hasta 2013 que Miley Cyrus lo puso de moda; aunque tiene su origen en los años 90 en Puerto Rico. El twerk o twerking es un baile que ejercita principalmente el glúteo, el core y las piernas; nada fácil de realizar y que, lejos de intentar provocar, parece ser un logro conseguirlo.

Miley, Rihanna, Beyoncé, Madonna, Nicki Minaj… No son pocas las cantantes que han popularizado este baile, creando la necesidad de que tanto chicas como chicos quieran mover las caderas como ellas. Las escuelas de twerk cada vez tienen más presencia y, pese a que no existen una reglas fijas, esta modalidad tiene unos pasos más o menos reconocidos.
Como casi todos sabréis, para realizar el movimiento básico, tendremos que flexionar ligeramente nuestras rodillas y realizar movimientos pélvicos hacia delante, detrás o hacia los lados. Con el “impedimento” de no mover los brazos, la espalda o las piernas para que el movimiento de la cadera sea mucho más impactante.

¿Qué beneficios podemos obtener de su práctica?

Como te decíamos antes, no es solo un baile con el que te lo pasarás bien (que por supuesto), sino que ejercitarás y tonificarás tus piernas, abdomen, glúteos y zona baja de la espalda. Además, conseguirás un mejor control de tu cuerpo, corregirás la postura corporal y fortalecerás tu suelo pélvico.
En una hora puedes llegar a quemar unas 600 calorías, ¡imagina las que quemarás en toda una noche de discoteca con amigos!

Al ser una actividad física, tu sistema cardiovascular se ve estimulado, mejorando la circulación sanguínea y manteniendo saludable tu corazón. Asimismo, tu capacidad pulmonar aumentará cuando tengas que realizar rápidas coreografías.
Incluso es un baile bastante beneficioso cuando tenemos la regla, ya que aumenta la circulación en la zona perineal y disminuye los dolores menstruales.

Por supuesto, como cualquier clase colectiva, tus relaciones sociales mejorarán. Además, tu autoestima se verá fortalecida al ver un mejor control de tu cuerpo y la admiración de tu entorno por bailar tan al compás de la música. Para los que piensan que es un baile machista o que infravalora a la mujer, realmente no se han parado a analizar que las mujeres bailan twerk para gustarse a ellas mismas. El objetivo de este baile no es provocador.

Como último dato, el twerking produce una liberación de endorfinas que disminuirán tu estrés notoriamente.

¿Te animas a probarlo?