Pedalear es una de las actividades más populares en la actualidad deportiva. Y es que seguro que, en tu gimnasio, las clases de spinning están siempre llenas. Pero, ¿qué ocurre si llevamos las bicis bajo el agua? El resultado: aquaspinning.

No es de extrañar que la clase de spinning sea una de las favoritas en la mayoría de gimnasios y salas deportivas. Se trata de una actividad que trabaja de una forma muy completa y eficaz. Además, resulta muy divertida, dinámica y ayuda a eliminar toda la tensión y el estrés que acumulamos. Sin embargo, el mundo del spinning no se resume en un montón de bicis dentro de una sala. Ahora también las puedes encontrar dentro de la piscina. Y es que, si sumamos las ventajas de practicar ejercicio debajo del agua y las de practicar spinning, aparece como resultado el aquaspinning, con grandes beneficios y que asegura unos visibles y variados resultados.

¿Qué es el aquaspinning?

El aquaspinning es una modalidad integrada en el Aquafitness que trabaja de una forma intensa la fuerza y la resistencia, sobre todo. Las sesiones consisten en seguir las instrucciones de un monitor, que va especificando la intensidad del pedaleo al ritmo de la música. En el agua, el trabajo aeróbico propio de pedalear en tierra, se agudiza y se convierte en una actividad intensa que requiere una gran capacidad de resistencia.

¿Qué beneficios aporta el aquaspinning?

Practicar ciclo de la forma tradicional tiene grandes aportaciones positivas sobre nuestra salud y trabajo físico. Sin embargo, llevado al agua, algunas de estas ventajas se incrementan. Pedalear bajo el agua requiere una mayor fuerza debido a la resistencia que ejerce el agua sobre el movimiento. Además, conforme más velocidad le aportemos al pedaleo, mayor resistencia encontraremos en el movimiento. Por ello se trabaja la fuerza muy eficientemente y la tonificación muscular es mayor.

Además, una de las ventajas del aquaspinning con respecto a la modalidad tradicional es que, al ser bajo el agua, las articulaciones quedan más protegidas, reduciéndose así el riesgo de lesión. Así, personas que han sufrido, por ejemplo, una lesión de rodilla, encuentran en el agua la oportunidad de trabajar protegiendo más su articulación con respecto a otras actividades.

De este modo, el aquaspinning:

  • Mejora la salud cardiovascular
  • Favorece en gran medida la circulación sanguínea, tratando y previniendo problemas de carácter circulatorio
  • Incrementa la capacidad de resistencia mejorando la respiración
  • Quema calorías y tonifica el cuerpo
  • Fortalece las articulaciones
  • Reduce los estados de nervios, estrés y ansiedad
  • Bajo riesgo de lesiones
  • Trabaja la fuerza de la musculatura

Consideraciones importantes sobre el aquaspinning

A pesar de que planteemos esta actividad como una práctica intensa, con un trabajo superior de fuerza y resistencia, está también indicada para personas de una edad más avanzada. Una de las ventajas que presenta este ejercicio físico, es que se puede pedalear en la intensidad que cada uno crea conveniente, en función de sus posibilidades. Por ello, tanto como complemento a la rehabilitación de determinadas lesiones, como en edad más avanzada, resulta ideal pedalear bajo el agua a un ritmo reducido.