La anchura del agarre trae de cabeza a muchos deportistas. Hay ejercicios, como el jalón al pecho o el remo, que pueden realizarse con diferentes aperturas para trabajar con distintas partes del cuerpo. Sé que muchos piensan que cuanto más amplio sea, más desarrollaremos las dorsales. Y no es así realmente. El agarre amplio no tiene por qué crear una espalda ancha.

¿Qué agarre es mejor para desarrollar dorsales?

Recuerda que los músculos crecen como respuesta a un estímulo continuo y progresivo generado en el entrenamiento, y avalado por una nutrición adecuada. ⁣Si el estímulo es el «correcto» (es decir, se dirige a los músculos que está buscando desarrollar contrayéndolos completamente y a una velocidad lenta a través de una tensión alta), crecerán. Y, lógicamente, en ese «crecimiento» encontramos grosor y anchura (aunque sí, las dorsales y el redondo mayor son los principales que contribuyen al ancho general de la espalda).

Una investigación encontró que el agarre medio es mucho mejor que uno más ancho, si queremos aumentar el crecimiento de las dorsales.
Y eso es, obviamente, porque un agarre más estrecho permite una mejor técnica y un mayor rango de movimiento, lo que parece tener un mayor impacto tanto en dorsales como en trapecios y en el infraespinoso.

¿Cómo de ancho tienes que hacer el agarre?

Cada persona es diferente debido a las características físicas, por lo que no existe una medida ideal para el agarre. Tienes que sentirte cómodo y poder realizar una repetición con un rango de movimiento completo para contraer por completo los músculos de la espalda y mantener los hombros en un lugar seguro.

Soy consciente de que a muchos les puede su ego y necesitan agarrar la barra casi en los bordes para «estimular» las dorsales. No caigas en ese error. Al agarrar la barra tan ancha, nunca podrás completar el movimiento por completo y mucho menos contraer los músculos de la espalda en la parte inferior. Tus hombros ni siquiera podrán permanecer bloqueados, por lo que es más probable que giren hacia adelante internamente. Como resultado, obtendrás un compañero que te observe en las repeticiones, dolor en los hombros y posiblemente ningún desarrollo en la espalda.