El músculo serrato posterior de la zona lumbar ayuda a que la parte superior del cuerpo y las costillas se tuerzan y doblen. Esta zona de la espalda es especialmente susceptible a tirones y distensiones dolorosas porque soporta el peso de la parte superior del cuerpo y está muy involucrada en el proceso de movimiento. Afortunadamente, hay una variedad de ejercicios que pueden ayudar a aliviar la tensión serrato posterior.

Equilibrio con pelota de pilates

Acuéstate boca abajo sobre una pelota de pilates con las palmas y los pies apoyados en el suelo. Lentamente levanta tu brazo derecho sobre tu cabeza. Vuelve a bajarlo y repite con el brazo izquierdo. Túrnate para levantar las piernas derecha e izquierda unos centímetros del suelo. Cuando te sientas cómodo con ambos pasos, combínalos. Levanta el brazo izquierdo y la pierna derecha del suelo al mismo tiempo. Continúa alternando los brazos durante al menos un minuto.

Flexión de la espalda baja

Acuéstate boca arriba con los brazos descansando a los costados. Cuidadosamente jale las rodillas hacia el pecho mientras levantas la cabeza y el cuello hacia adelante. Continúa curvándote hacia adentro hasta que estés en una posición cerrada y sientas un estiramiento cómodo en la espalda. Mantén el ejercicio durante unos 30 segundos y luego lentamente vuelva a la posición inicial. Repite hasta 10 veces más.

Ejercicio flexor de cadera

Acuéstate de espaldas al borde de una cama con las piernas colgando del extremo. Sujeta la parte posterior de los muslos y tira suavemente de las rodillas hacia el pecho. Baja lentamente la pierna derecha hacia el suelo, asegurándote de mantener la rodilla doblada. Deja de bajarla cuando sientas un estiramiento en la espalda y la parte superior del muslo. Mantén durante 20 segundos y luego relájate nuevamente en la posición de bola. Repite cuatro veces más y luego cambia de pierna.

Zancada cruzada inversa

Párate en una superficie plana con los pies separados al ancho de los hombros. Da un paso hacia atrás con el pie derecho hasta que la rodilla izquierda forme un ángulo de 90 grados. No permitas que tu rodilla pase sobre los dedos de los pies. Gira la cintura hacia la izquierda hasta que esté frente a la pierna izquierda. Mantén el ejercicio durante unos segundos y luego regresa a la posición de pie. Repite en la pierna derecha y continúa alternando las piernas para tantas repeticiones como desees.