La creencia popular nos ha hecho pensar que el único tipo de estiramientos que existen, son los estáticos. Sin embargo, hay otros tipos de estiramientos, con mayores beneficios a la hora de ganar movilidad y con mayor rapidez. Uno de estos métodos es la facilitación neuromuscular propioceptiva o FNP.

¿Qué es FNP?

La facilitación neuromuscular propioceptiva tiene un origen como método terapéutico y rehabilitador. Posteriormente, tuvo su integración en el ámbito del deporte.

Este protocolo se basa en introducir un tipo de estímulo antes de la realización de un estiramiento, para conseguir la estimulación de los propioceptores, lo que promoverá una relajación muscular mediante la inhibición de los reflejos del estiramiento.

Este estimulo se realizará como una contracción isométrica del musculo a estirar. La contracción isométrica se tratará de una contracción del musculo sin la producción de movimiento (“aguantando”).

Por lo que, este protocolo constara de un estiramiento inicial, con un posterior estimulo mediante una contracción isométrica, finalizando con un nuevo estiramiento. En cada ciclo de estiramiento y contracción, aumentaremos el rango de movimiento.

Ventajas frente a otros estiramientos

Este tipo de estiramiento posee evidencias científicas, por las que se demuestra mayores beneficios en cuanto a grado de movimiento respecto a otros tipos de estiramientos.

Las ganancias de movilidad no serán crónicas, como ocurre con los estiramientos estáticos, puesto que, por nuestro entorno, por las tensiones diarias, trabajo diario y otros factores, hará que creemos una tendencia a volver a un estado de rigidez. Esto quiere decir que la rutina de estiramientos debe estar presente a lo largo del tiempo, como cualquier actividad física.

El trabajo FNP ha demostrado influir en una mejora funcional, así como una mejora de la función contráctil. Este protocolo ha demostrado también ser efectivo para reducir la escala de dolor percibido después de un entrenamiento.

Otro uso de este protocolo es en la recuperación de lesiones, puesto que ayuda a la recuperación del ritmo de músculos agonistas-antagonistas.

¿Cómo realizar la FNP?

Primeramente, nos colocamos en una posición de estiramiento (depende el músculo que vayamos a estirar).

A continuación, realizamos una contracción isométrica del musculo agonista (no hace falta realizar una contracción demasiado potente). Esta contracción podremos realizarla venciendo una resistencia de algún objeto inmóvil, de un compañero, etc. Realizaremos esta contracción entre 6-10 segundos.

Posteriormente, procedemos a estirar con mayor amplitud que el estiramiento anterior, manteniendo de 6-15 segundos (se podrá aumentar progresivamente en el tiempo).

En el siguiente vídeo, se puede apreciar cómo realizar este protocolo de forma autónoma, sin la necesidad de un compañero. Esta en inglés, sin embargo, es bastante intuitivo.

Consideraciones

Este tipo de protocolo no es aconsejable cuando vayamos a realizar entrenamientos de fuerza, o trabajo con cambios de ritmo. Por lo que, es aconsejable separarlo de las sesiones de entrenamiento, al igual que ocurre con los estiramientos estáticos.

No realizar FNP en frío. Se debe realizar algún tiempo de calentamiento ligero anterior.

El problema de este tipo de estiramiento radica en que se suele necesitar ayuda de un compañero, que también tenga unos conocimientos básicos sobre este método, ya que, si no, puede resultar inseguro. Por ello, recomiendo la utilización de este método a personas que tengan conocimientos sobre esta técnica, o que se hayan informado debidamente.