En las rutinas de gimnasio, siempre hay opiniones, costumbres y pareceres de todo tipo. Respecto a esto, por poner un ejemplo, en los tiempos de descanso de un ejercicio de tonificación muscular, podemos encontrar a gente que simplemente reposa, y otros que intentan levemente estirar el músculo ejercitado para recuperarse desde el inicio del esfuerzo realizado. ¿Qué es lo correcto? ¿Es positivo estirar entre serie y serie? Lo valoramos.

Estirar entre series no es nada malo

Hemos de afirmar que estirar entre series no trae ningún efecto negativo, a menos que forcemos demasiado el estiramiento. Muchas voces han ido afirmando que estirar entre series acabaría fomentando una relajación excesiva del músculo, por lo que la vuelta al ejercicio sería mucho más complicada. Esto no es del todo correcto.

Lo cierto es que gracias al estiramiento sí relajaremos el músculo, pero al mismo tiempo evitará cierto agarrotamiento debido a la repetición muy continuada del ejercicio que acabamos de terminar. A su vez, fomentará una mayor circulación sanguínea, de manera que el efecto positivo de estirar ligeramente el músculo en el descanso es mayor que el de dejarlo meramente en reposo.

La sobrecarga por peso y por repeticiones de mucha tensión puede llegar a ser el pan nuestro de cada día, y ante esto para evitar agarrotamientos quizá un leve estiramiento es una buena solución. Estirar los brazos con las palmas hacia abajo tras hacer remo o llevar el pie al glúteo luego de un ejercicio de pierna siempre será algo positivo.

Eso sí, no tires en exceso, no es el momento para ello.

Estiramientos con palmeras al fondo

Esto no elimina los estiramientos finales

Nunca debemos salir del gimnasio sin haber hecho una profunda sesión de estiramientos de todas las zonas afectadas en el ejercicio físico que acaba de concluir. Los estiramientos serán el comienzo de la recuperación muscular, ahuyentando tirones, desgarros, agujetas y molestias. Conseguir relajar el cuerpo luego de una rutina exigente es algo más que positivo, y así lo conseguiremos.

En este momento no dudes en tirar fuerte y notar que el músculo está estirando. Tampoco pienses que el haber ido estirando entre series puede evitar el estiramiento final. Tus músculos agradecerán volver al punto de partida, al mismo tiempo que será un tiempo perfecto para valorar y hacer balance de la sesión.

Solo una leve presión

Son muchos los que verdaderamente fuerzan los músculos a la hora de estirar. En el caso de realizar esto para concluir la actividad física, no será del todo negativo (aunque nunca debemos llevar el estiramiento al exceso), pero entre series únicamente estira poco a poco.

Estás buscando únicamente relajar un poco el músculo y activar un mayor bombeo sanguíneo, por lo cual no fuerces a estirar en exceso, más aún cuando en apenas un minuto tienes que volver a la máquina o a la barra. Nota que te alivia el estiramiento sin más.

Puedes continuar el resto del día

A modo de resumen, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que estirar nunca será negativo en ningún momento (salvo una mala ejecución o estirar en exceso estando fríos). Por ello a esos estiramientos entre series y a un estiramiento final te recomendamos hacerlos extensibles al resto del día. Si has trabajado piernas y te notas pesado, llévate el pie al glúteo a media tarde o a la noche, sin problema. Los estiramientos no son cosa únicamente del gimnasio, y siempre te sentarán bien. Tus músculos y articulaciones lo agradecerán.

Respecto al estiramiento entre series, es decisión tuya llevarlos a cabo. Con control, suavidad y moderación son muy positivos, pero en caso de no convencerte mucho, siempre podrás quedarte en reposo sin más entre ejercicio y ejercicio.