Afortunadamente, desde hace unos 5 años hasta ahora, la sociedad está tomando consciencia de la importancia que tiene llevar un estilo de vida saludable basado en la alimentación equilibrada y el deporte.

Esto también influye a que muchas personas se aventuren en el mundo deportivo sin tener noción alguna de las actividades que practican y, sobre todo, sin saber cuál es su límite. Es fundamental contar el apoyo de un especialista que nos vaya guiando en nuestro entrenamiento para sacarnos un mayor beneficio sin lesionarnos ni aburrirnos.

¿Es necesario estirar antes de realizar alguna actividad física?

Uno de los errores más frecuentes en deportistas principiantes (y no tan principiantes) es el olvido de los estiramientos antes y después de entrenar. Por supuesto que es necesario, dando igual si vamos a entrenar resistencia, fuerza o velocidad. Nuestros músculos están fríos y aguantando un nivel de actividad de bajo impacto (como puede ser, por ejemplo, andar por la calle); si de pronto realizamos un sprint, notaremos que nuestros cuádriceps se van a resentir bastante y provocará un dolor que puede derivar en lesión.

Realizar un calentamiento seguido de estos estiramientos, ayudará a activar nuestra circulación, prevenir lesiones y mejorar nuestra flexibilidad al entrar en calor.

Estira antes y después

De igual modo, no se nos puede olvidar relajar nuestros músculos al terminar la sesión. Seguramente has sufrido alguna vez una sobrecarga o fatiga muscular, ¿verdad? Esto es debido a que te has exigido demasiado en el entrenamiento, no estás descansando lo suficiente o no te has centrado en estirar tu cuerpo.

Primero, debes saber siempre dónde está tu límite e ir progresando paulatinamente, cualquier actividad deportiva debe equipararse a una carrera de fondo (sin prisas, pero sin pausas). Darle a tu cuerpo un descanso equitativo con tu intensidad de entrenamiento es muy importante para que tu tejido muscular descanse, se recupere y pueda crecer. Y, por último, estirar al finalizar.

Los estiramientos deben ser una parte más de tu entrenamiento y, por ello, debes dedicar unos 10 minutos. Es importante que pases alrededor de 30 segundos estirando cada músculo sin perder la concentración (nada de hablar con tu compañero, conecta tu mente con tu musculatura y siente cómo se relaja).

Entonces, ¿debo estirar los brazos y la espalda aunque solo haya hecho 45 minutos de running? Es muy posible que pienses que al correr solo ejercitas las piernas y siento decírtelo, pero cuando corres mueves unos 200 músculos. ¡Hasta el cuello y las muñecas debes estirar!

¿Qué ocurre si no estiro?

Como ya hemos comentado antes, tus músculos necesitan recuperar y descansar para poder regenerarse y crecer. Cuando estiramos, ayudamos a mover la sangre que transporta los nutrientes necesarios para fortalecer el tejido muscular y, además, ahuyentamos a los malditos calambres que se provocan por la falta de sales minerales. A esto debemos sumarle la importancia de una correcta hidratación antes, durante y después de entrenar.

Planea tu estiramiento acorde a tu entrenamiento, infórmate sobre qué partes del cuerpo vas a trabajar de forma directa e indirecta ¡y mejora tu cuerpo!