Cuando pasamos varias horas trabajando sentados, frente al ordenador, podemos sentir ciertas molestias no solo físicas, sino también mentales. Estar durante un largo tiempo concentrados en una única tarea y en la misma postura, también puede debilitar las emociones. Por ello, te proponemos una serie de estiramientos que, no solo liberarán las tensiones de tu cuerpo, sino que también te ayudarán a reconectar contigo mismo.

La necesidad de desconectar

Si eres de los que se pasa una gran cantidad de horas sentado, deberías empezar a introducir una serie de estiramientos. Estos te ayudarán a liberar la tensión muscular acumulada por la postura y los dolores de espalda que puedas estar sufriendo; especialmente en la zona lumbar y cervical. Pero eso no es todo. Dar al pause y centrarse por unos minutos en la respiración, ser consciente de los estiramientos y reconectar, es imprescindible para lograr el bienestar y rendir el máximo posible. ¡Anímate a probar esta serie de estiramientos! Puedes hacerlos varias veces a lo largo del día. Notarás cómo mejora tu estado anímico y tu capacidad de concentración y, además, te aportará herramientas necesarias para enfrentar los contratiempos.

estiramientos sentados

3 Estiramientos para darle al pause en el trabajo

  • Siéntate en el bode de la silla. Las plantas de los pies están apoyadas en el suelo y las piernas separadas a la anchura de las caderas. Concéntrate en la activación de tu abdomen y presta atención al movimiento de tus costillas al respirar profundamente. Si te ayuda, puedes llevar las manos sobre ellas para notar como se expande el aire. Cuando estés 100% centrado en tu respiración lleva los brazos alargados al techo, toma aire y, al soltar, redondea la espalda y deja caer tu cuerpo hacia delante. Los brazos bajan abiertos al mismo tiempo que el cuerpo, hasta llegar al suelo y están relajados, sin tensión. El cuello se encuentra liberado, sin ejercer ninguna fuerza. Aguanta unos segundos, deshaz la postura y repite 3 veces, lentamente, siendo consciente del trabajo de tu cuerpo.

 

  • Permanece sentado cómodamente en la silla. Alarga la columna y no curves la lumbar, mantén las costillas cerradas. A continuación, toma aire y eleva los hombros con fuerza hacia el techo. Aguanta la tensión y, soltando el aire, déjalos caer. Repite 3 veces. A continuación, realiza 5 rotaciones de hombros hacia delante, y 5 más cambiando el sentido.

 

  • Cruza la pierna derecha sobre la izquierda, y realiza una torsión de columna hacia la misma pierna que tienes cruzada, es decir, la derecha. Intenta coger el respaldo de las sillas con ambas manos. Aguanta unos segundos y cambia de pierna. Repítelo 3 veces a cada lado.

Cuando hayas terminado, te sentirás más libre físicamente y más despejado a nivel mental. Es muy importante que durante los minutos que dura la rutina, intentes centrarte en la respiración y relajarte, en lugar de seguir dándole vueltas a asuntos del trabajo, sino, no resultará efectivo.