Todos conocemos la importancia de calentar nuestros músculos antes de entrenar, sobre todo si nos centramos en musculación, ¿pero estiras al terminar? No solamente debemos estirar nuestros músculos al finalizar una sesión de ejercicio aeróbicos, gracias a los estiramientos conseguirás menos lesiones y se relajarán las zonas trabajadas. Así evitaremos las sobrecargas por entrenamiento y podrás seguir aumentando tu fuerza.

Los amantes de la musculación sueñan con tener un bíceps tonificado y tan solo lo logran con mucho trabajo y dedicación. Con los estiramientos que te proponemos a continuación, podrás incrementar el rango de movimiento del bíceps (fundamental). Además, si ya tienes ciertas molestias o quieres ganar flexibilidad en esta zona, presta atención y añade estos estiramientos en tu rutina de ejercicios.

Estiramiento con pared

Ayúdate de una pared para realizar este estiramiento.

Apoyaremos toda la parte interna de un brazo (palma de la mano, parte interna del codo y hombro) sobre la pared. Ahora rota el cuerpo en el sentido contrario a la pared para crear tensión en el bíceps. Es importante que no separes el brazo estirado de la pared.
Haz dos series de 30 segundos para estirarlo correctamente. También puedes probar diferentes alturas de la posición del brazo para abarcar distintas posiciones del bíceps.

Estiramiento sentado

Siéntate en el suelo, pisa completamente los pies y flexiona las rodillas. Pon las palmas apoyadas en el suelo, detrás tuya y con los dedos apuntando hacia afuera.
Con las manos quietas, mueve tus glúteos hacia tus pies para sentir una leve presión en los bíceps. Vigila que no dobles la espalda y mantente recto.

Vuelve a hacer entre 2 y 3 series de 30 segundos.

Estiramiento de pie

Junta tus manos detrás de la espalda, y entrelaza los dedos. Ahora, sin separar los dedos, gira las palmas hacia abajo y levántalas hasta que sientas tus bíceps tensionados. Además de estirar este músculo, también estaremos estirando los del pecho y el deltoides.

La duración debe ser la misma de los estiramientos anteriores.

Estiramiento en cuadrupedia

En posición de cuadrupedia, pon las palmas de las manos apoyadas en el suelo y mirando hacia el interior. Luego, inclínate un poco hacia atrás para crear tensión en la zona interna del brazo. Vigila que tus rodillas no se separen del suelo, el movimiento es leve. Puedes hacerlo también con las palmas hacia afuera e inclinándote hacia delante.

Así también estarás estirando los antebrazos, una zona muy olvidada en los estiramientos.