Sentirse motivado y entusiasmado con el entrenamiento es necesario para obtener los resultados deseados. El entusiasmo a la hora de entrenar tiene un efecto directo en los resultados, ya que influye en nuestro esfuerzo y evolución. Lo mismo ocurre con nuestra rutina de estiramientos. Son muy necesarios, pero en ocasiones pueden llegar a resultar monótonos. Para evitar este aspecto, podemos ser creativos y aportarle originalidad. A continuación, te traemos un ejemplo de ello. ¡Permítete hacer el salvaje!

Estiramientos animales

La lombriz

  • Ponte de pie con la espalda estirada y la mirada al frente. Separa ligeramente los pies.
  • Empieza a articular la columna en redondo hasta poner las manos en el suelo.
  • Con las piernas estiradas, anda con las manos hacia delante hasta quedarte en posición de plancha.
  • Las manos en lugar de quedar bajo los hombros, como es tradicional, sigue avanzando hasta dejarlas por encima de la cabeza.
  • Aguanta 30 segundos en esa posición y deshaz el camino.
  • Este ejercicio sirve para estirar los muslos, gemelos, glúteos y zona lumbar.

La rana

  • Para comenzar, colócate en posición de plancha.
  • El ejercicio consiste en dar un salto y caer con las piernas abiertas y las rodillas flexionadas, por fuera de tus manos.
  • Aguanta 10 segundos y vuelve a la plancha con otro salto.
  • Estira y refuerza las caderas, lumbares, musculatura de las ingles y abdomen.

El asno

  • Parte de posición de cuadrupedia.
  • Lleva una pierna hacia atrás con energía simulando una coz.
  • La rodilla debe estar flexionada a 90 grados y la zona lumbar controlada.
  • Lleva la pierna tan alto como puedas respetando la postura, y tráela de vuelta con la rodilla flexionada hacia el pecho.
  • Realiza 10 repeticiones y cambia de lado.
  • Refuerza muslos, caderas y glúteos.

La cobra

  • Ponte boca abajo con las palmas de las manos en el suelo, junto a los hombros, y la mirada hacia el suelo.
  • Estira poco a poco lo brazos llevando la mirada hacia el cielo.
  • Aguanta la posición unos segundos, y baja de nuevo.

Planteándote este estiramiento animal, que no te llevará más de 10 minutos, estarás preparado para enfrentar el posterior entrenamiento. Habrás calentado bien tu cuerpo y lo habrás preparado para darle caña. Además, ganarás agilidad, fuerza y flexibilidad muscular. Se puede hacer el salvaje con cabeza. ¡A por ello!