A menudo te hablamos de la importancia de los estiramientos, especialmente tras el entrenamiento. Y es que la musculatura, una vez realizado el esfuerzo, necesita volver a la calma, relajarse y recuperar la normalidad. Escaquearse de esta parte fundamental de la rutina deportiva, no es una buena elección. Sin embargo, conviene conocer algunos errores habituales para evitar cometerlos.

Pretender mantener nuestro cuerpo en buenas condiciones, exigiendo su esfuerzo sin devolverle la calma posteriormente, es inviable. Y es que si nuestra musculatura nos responde cuando queremos darlo todo, qué menos que cuidarla después y dedicarle el tiempo de recuperación que merece. No obstante, no vale solo con guardar un tiempo a los estiramientos. Para que estos sean efectivos, hay que hacerlos bien. Existen una serie de errores más habituales que podrías estar cometiendo, especialmente si eres principiante. ¡Te los contamos!

Errores que podrías estar cometiendo en tus estiramientos

1.No saber para qué sirve cada estiramiento

Es frecuente, sobre todo en principiantes, realizar los estiramientos como si hubiera una forma establecida de hacerlos, sin más. Hay que tener en cuenta hacia qué parte de la musculatura va dirigido un estiramiento en cuestión. De esta manera puedes visualizarlo y ejecutarlo de la manera correcta. Tienes que guiarte por las sensaciones y saber escuchar tu cuerpo, para poder cuidarlo con éxito.

2.No entender la importancia de la respiración consciente

Respirando correctamente mientras realizamos los estiramientos, podemos alcanzar una mayor extensión de la musculatura. Si estamos contenidos y nos respiramos, la musculatura no puede relajarse correctamente y se tensa. Por ello, es importante respirar, relajarse y expandir el cuerpo. Solo así te sentirás realmente bien tras la sesión.

3.Forzar en exceso los ejercicios

Recuerda que una sesión de estiramientos está dirigida a liberar la tensión muscular, permitir que el cuerpo se relaje y retome la normalidad tras el entrenamiento. No debes forzarlo al extremo, de lo contrario podrías hacerte daño. Se trata de entrenar también la conciencia corporal y saber hasta dónde.

4.Estirar de manera descontrolada

No tiene sentido entrenar una parte de la musculatura y estirar otra, olvidándonos de la primera. Y esto tiene mucho que ver con el primer error. Hemos de reconocer para qué sirve cada estiramiento con el objetivo de que éste corresponda con el entrenamiento. Preocúpate por aprender este tipo de cosas y observarás cómo tu cuerpo te lo agradece.

5.No estirar

Pero por supuesto, el error más grave, es salir deprisa y corriendo del entrenamiento y quedarte sin estirar. Puede hacerlo, la pregunta es si realmente es saludable y recomendable para cuidar tu cuerpo. No es necesario esperar a hacernos daño y acumular mucha tensión para empezar a cambiar el hábito.

Descubre algunos Estiramientos para cuádriceps y otros Estiramientos para pectoral