¿Estirar o no estirar? ¿Hay que estirar antes y después del entrenamiento? ¿El estiramiento estático es mejor que el estiramiento dinámico? ¿El cardio aumenta o disminuye la flexibilidad? Podríamos seguir realizando preguntas acerca del estiramiento muscular, porque sin quererlo se ha convertido en un tema de debate entre deportistas.

Investigaciones recientes han estudiado si un plan de entrenamiento de fuerza es válido por sí solo para aumentar la flexibilidad en las articulaciones. El estudio de la Universidad de Dakota del Norte, los científicos intentaron determinar cómo el entrenamiento de resistencia de rango completo influía a la flexibilidad y la fuerza en comparación con realizar solo estiramiento estático en los mismos conjuntos músculo-articulares en adultos sin entrenamiento.

¿Cómo se realizó el estudio?

Un grupo de 25 voluntarios se asignaron de manera aleatoria a un entrenamiento de fuerza o de estiramiento estático. Doce participantes formaron un grupo inactivo y se catalogaron como el grupo de control.

Primo se realizó una prueba previa para conocer la extensión de los isquiotibiales, la flexión y extensión de la cadera, la flexibilidad de la extensión del hombro y el rango máximo del cuádriceps e isquiotibial. Los voluntarios completaron un plan de entrenamiento de fuerza o estiramientos estáticos de cinco semanas, con el objetivo de estirar o entrenar con fuerza los mismos músculos y articulaciones con rangos de movimiento similares. Seguidamente se realizaron pruebas de flexibilidad y resistencia.

¿Puede el entrenamiento de fuerza aumentar la flexibilidad?

Como resultado se obtuvo que no se produjo ninguna diferencia en la flexibilidad de los isquiotibiales, la flexión de la cadera, ni en la mejora de la extensión de la cadera entre ambos grupos, pero los dos obtuvieron valores superiores a los del grupo de control. Tampoco hubo diferencias entre los grupos en cuanto a la flexibilidad de la extensión del hombro. Además, el grupo de entrenamiento de fuerza fue superior al de control en el rango máximo de extensión de la rodilla, pero no hubo distinción entre los grupos en el rango máximo de flexión de la rodilla.
Los resultados de este estudio preliminar sugieren que los programas de entrenamiento de fuerza de rango completo, realizados cuidadosamente, pueden aumentar la flexibilidad; al igual que cualquier plan de estiramiento estático.

Siguiendo un poco la base de los resultados obtenidos en la investigación, es recomendable usar un rango de movimiento completo al realizar ejercicios de entrenamiento de fuerza, sobre todo si deseas mejorar la flexibilidad de las articulaciones.
Evidentemente, aún queda mucha investigación por realizar en este campo, por lo que mi recomendación es que también añadas un plan de estiramiento estático. Es interesante conocer que no es necesario dedicar demasiado tiempo a los estiramientos, si además lo compensamos con el rango completo en los ejercicios de fuerza.