La práctica del yoga tiene muchos beneficios para nuestra salud física, mental y emocional. Es por ello que cada vez se populariza más y tiene la acogida de un mayor número de personas. Algunas llegan a ella a raíz de un problema físico, otras a causa de un malestar emocional y otras, simplemente, por el placer de relajarse. Hoy te hablamos de Halasana o la Postura del Arado.

El yoga se compone de diversas posturas o asanas, cada una de ellas con unas características y unas aportaciones específicas. Algunas se practican en posición de tumbado, otras sentados y otras, de pie. Cada una de ellas está destinada a ciertos aspectos de la salud y pueden beneficiar enormemente algunas circunstancias individuales.

¿En qué consiste Halasana o Postura del Arado?

Halasana comienza en Savasana y consiste en elevar las piernas por encima de la cabeza, llevando los pies hacia el suelo, por detrás de la cabeza, con las rodillas lo más alargadas posible. Los dedos de los pies se apoyan en el suelo y los brazos pueden permanecer alargados en dirección opuesta a las piernas, o hacia arriba en contacto con los pies.

Dentro de las posturas invertidas de yoga, aquellas en las que el corazón está más elevado que la cabeza, es una de las más sencillas. Por ello, puede practicarla cualquier persona. No obstante, la práctica contribuirá a una mayor progresión y mejora de la técnica, para unos mayores beneficios.

Beneficios de Halasana o Postura del Arado

  • Estimula la glándula tiroides
  • Estira la columna y ayuda a mejorar la postura corporal
  • Mejora el proceso digestivo
  • Reduce el estrés, la ansiedad y los nervios
  • Libera tensiones y aleja las preocupaciones
  • Combate el insomnio y favorece la relajación
  • Calma la mente y beneficia al cerebro
  • Fortalece los brazos
  • Estimula los órganos abdominales
  • Estira las piernas
  • Trabaja el equilibrio y la estabilidad corporal
  • Involucra los músculos abdominales en la entrada y salida de la postura
  • Ayuda a combatir algunos síntomas ocasionados por la menopausia
  • Estira los hombros
  • Se le adjudica la capacidad para reducir dolores de cabeza y de espalda

Si todavía no has probado la práctica del yoga, pero te llama la atención, no esperes más tiempo. Se trata de una actividad que favorece el bienestar en todos los planos de nuestro ser. Además, ayuda a socializarte, aumentar la autoestima y adquirir una filosofía de vida llena de aportaciones positivas.