Desarrollar músculo y quemar grasa son factores esenciales para crear un cuerpo sano y en forma, pero la flexibilidad es igual de importante. Para mantener una buena forma física, es necesario que hagas diferentes actividades de flexibilidad que ayuden a estirar y alargar los músculos.

Esto no solo crea un cuerpo más delgado y alargado, sino que también aumenta el rango de movimiento, mejora la postura y alivia el estrés tanto física como mental.

6 ejercicios para mejorar la flexibilidad

Practica posturas de yoga

El yoga implica el uso de diferentes poses o posiciones para ayudar a estirar los diferentes grupos musculares en tu cuerpo. Hay varios tipos de yoga que puedes practicar, pero uno de los objetivos principales de todos estos tipos es mejorar la flexibilidad general.

Existen diferentes posturas para todos los músculos, tendones y articulaciones de tu cuerpo; no es necesario tener mucha flexibilidad para comenzar una práctica de yoga.

Pilates para músculos flexibles

Pilates es uno de los mejores ejercicios para obtener los mayores beneficios de flexibilidad. Te permite entrenar varios grupos musculares al mismo tiempo y tiene un impacto relativamente bajo, por lo que es seguro para cualquiera. Te ayuda a desarrollar músculos largos y delgados y flexibilidad, y te permite crear un cuerpo uniformemente acondicionado, lo que ayuda a prevenir lesiones. Con una amplia gama de ejercicios de flexibilidad de diversa dificultad, puedes elegir hacer que tu entrenamiento sea de baja o alta intensidad como desees.

mujer haciendo ejercicios de flexibilidad

Tai Chi para facilitar el movimiento

El Tai Chi es un arte marcial que utiliza movimientos lentos y controlados para ayudar a mejorar la flexibilidad y promover el alivio del estrés. Es conocido por ayudar con una multitud de problemas de salud que incluyen ansiedad, fatiga, rigidez en las articulaciones, tensión muscular y estrés. Puedes aprenderlo de libros o vídeos para que puedas hacerlo en la comodidad de tu casa, o inscribirte en una clase para aprender tai chi en un entorno grupal. Es suave y de bajo impacto, lo que lo hace ideal para todas las edades y niveles de condición física.

Aeróbicos en el agua

Los ejercicios aeróbicos acuáticos son una forma de actividad cardiovascular que no solo es efectiva para mejorar la flexibilidad, sino que también es muy divertida. Al igual que el tai chi, es adecuado para personas de todas las edades y niveles de condición física. Obtienes un entrenamiento efectivo sin ejercer tanta presión sobre tus articulaciones como con otros tipos de ejercicio. Debido a que estar en el agua da una sensación de ingravidez y ofrece una resistencia suave, este tipo de ejercicio a menudo es recetado por médicos para mujeres embarazadas y personas con problemas de sobrepeso, articulares u óseos.

Baila para tener la rigidez lejos

Los bailarines siempre son muy flexibles, y hay una buena razón para ello. Los bailarines pasan mucho tiempo estirando, después mucho tiempo bailando, ambas actividades que ayudan a ser más flexibles. Bailar ayuda a aflojar y alargar los músculos, al tiempo que aumenta la fuerza y ​​la resistencia. Estirar antes de tu entrenamiento es obligatorio para aflojar los músculos y evitar la rigidez u opresión durante el entrenamiento.

La importancia del estiramiento

Estirar antes y después de tus entrenamientos de cardio y entrenamiento de fuerza es importante y ayuda a aumentar aún más tu flexibilidad. Hay dos tipos principales de estiramiento: estiramiento dinámico y estático. El estiramiento dinámico implica movimiento, mientras que los estiramientos estáticos requieren que mantengas una posición. Mantener un estiramiento estático durante 30 segundos es ideal, el tiempo suficiente para trabajar pero no tanto como para arriesgarse a sufrir lesiones en tu cuerpo. Se adhieren al estiramiento dinámico antes del entrenamiento y al estiramiento estático después del entrenamiento para obtener mejores resultados.