La práctica de Yoga es muy recomendable para mejorar nuestra flexibilidad, aprender a respirar y liberar tensiones. Aunque está acompañada de un estilo de vida basada en una filosofía, podemos sacarle el mismo partido sin ser partidarios de ella. Existen muchos prejuicios sobre el Yoga, algunos piensan que no sirve para nada y otros que está enfocado a la tercera edad. Con la postura del Saludo al Sol esperamos eliminar clichés y animarte a que la practiques para fortalecer todo tu cuerpo.

El Saludo al Sol es uno de los ejercicios más completos

No se trata de una postura, sino de 12 movimientos. Estamos ante uno de los ejercicios más completos del Yoga, que se usa tanto para calentar como para centrar la sesión en él. Decíamos que consta de 12 movimientos y 7 asanas (posturas), en las que tendrás que acompañarlas de una respiración concreta para relajarte y meditar.

En el Saludo al Sol estaremos movilizando las articulaciones, estirando los grandes grupos musculares y trabajando la consciencia de la respiración. Se trabaja mucho con ejercicios isométricos (planchas) y estiraremos profundamente el psoas y el recto abdominal.
No es una práctica fácil y requiere de constancia, pero acabarás totalmente relajado y estirado.

¿Qué beneficios aporta este ejercicio?

Además de los ya mentados anteriormente, el Yoga nos ayuda internamente de forma inconsciente.

Son muchos los que recomiendan realizar ejercicios de estiramiento a primera hora del día, antes de ir a clase o trabajar, para así empezar llenos de energía y con sensación de bienestar. Además, el control de la respiración hará que aumente considerablemente tu capacidad pulmonar.

La práctica de ejercicio físico también nos fortalece los órganos internos, aunque no seamos conscientes por no poder verlos. Nos mejorará muchos problemas de digestión, aerofagia y gastristis. Además, favorece el riego sanguíneo y estimula los nervios del cuerpo.

Evidentemente, sirve para estirar por completo tus músculos y articulaciones. La cadera en su totalidad (ligamentos, músculos, tendones) se mantienen activados en todas las posturas, por lo que se fortalecerán y se reducirá el riesgo de lesiones lumbares. Asimismo, estarás fortaleciendo los músculos de la espalda y ganando flexibilidad en los del cuello. Te aseguramos que tus contracturas disminuirán si realizas el Saludo al Sol con frecuencia.

Es perfecto para calentar antes de una sesión de Yoga o, si lo prefieres, puedes centrarla en este ejercicio. Hay personas que se ponen como reto realizar 100 saludos. Eso sí, cuando dominan la técnica y se ven capaces de aguantar.
De forma consecutiva, nos ayudará a perder peso y adelgazar.