El Crossfit es una disciplina que ha conquistado a jóvenes y adultos, y muchos de ellos le pasan el “gusanillo” a sus descendientes llevándolos a que los vean entrenar. ¿Puede un niño hacer crossfit o es contraproducente para su crecimiento?

Ya os contamos en otro artículo que no existe una edad mínima para hacer deporte, siempre que no se exceda en el peso y se trabaje en equipo (primordialmente). Atentos, porque ¡Crossfit Kids reúne ambos requisitos!

Jeff y Mikki Martin crearon en 2004 este programa para que los más pequeños de la casa (entre 3 y 18 años) pudieran desarrollar habilidades tanto físicas como mentales. Hasta los 12 años trabajan con el peso de su propio cuerpo y mejoran notablemente en fuerza e intensidad.

¿Qué beneficios aporta Crossfit Kids?

  • Beneficios emocionales y físicos: que los niños son esponjas es algo que ya sabemos, pero es sorprendente la capacidad de rendimiento y mejora que adquieren al poco tiempo de empezar a practicarlo. La gran diversidad de ajercicios que se realizan hacen que mantengan activo su cerebro y sea un buen estímulo para ellos.
    Además a todos los beneficios físicos, hay que añadirle el factor emocional. La superación personal y el trabajo en equipo hacen que sea un deporte perfecto para aquellos que no les motivan las disciplinas comunes (fútbol, balocesto, balonmano…).

  • Respeto: entrenar en un BOX lleva por delante demostrar respeto a tus compañeros y a tu entrenador. Nadie se burla si un compañero no es capaz de realizar un ejercicio, hay que apoyarlo y animarlo.

  • Confianza: el crossfit aumenta nuestra autoestima al ver los resultados obtenidos, pero es muy importante también el refuerzo positivo del coach. Además, compartir clase con compañeros les ayudará a establecer mejor las relaciones y aprender a comunicarse.

  • Mejor rendimiento escolar: varios estudios aseguran que realizar deporte es beneficioso para el rendimiento académico del niño.

  • Disciplina: esforzarse para conseguir objetivos sería la mayor disciplina del crossfit, pero también nos referimos a seguir las órdenes del entrenador. Para ello, el entrenador deberá ganarse la confianza de los niños y hacer que trasladen estos valores a la vida cotidiana.

Entonces, ¿debo apuntar a mi hijo a Crossfit Kids?

La respuesta es sí, pero antes hay un pequeño matiz. Anima a tu hijo a realizar alguna actividad física colectiva, pero deja que sea él quien elija lo que quiere. Realizar un deporte que no le gusta puede llevarlo a la frustración y ver el deporte como algo aburrido y negativo en la vida.

Coméntale, enseñale vídeos, llévalo a alguna clase para que prueba y sea él quien tenga la última palabra en esta decisión. Seguramente le entrarán ganas de imitarte si tú lo practicas y sino, se dará cuenta de lo divertidas que son las sesiones.

En este deporte también encontrarás el inculcamiento de valores que puedes conocer del fútbol o el baloncesto. Crossfit Kids busca inculcar un estilo de vida saludable,basado en la actividad física y la buena alimentación.