Algunos entrenadores realizan pequeñas mentiras piadosas para conseguir que rindas lo mejor posible. A veces, para alcanzar el éxito es necesario que te oculten ciertas cosas. En el caso del CrossFit o levantamiento de peso, el Snatch es uno de los ejercicios más imponentes y que requieren mucha técnica para que lo domines.

Hoy te contamos las tres mentiras más horribles que te pueden decir y que, seguramente, vas a oír.

No uses tus brazos

La primera mentira que suelen decir a los principiantes es que nunca deben usar los brazos cuando hacen un snatch. Algunos lo denominan un ejercicio de piernas al 100% y quieren que te olvides de tus brazos. Pero la realidad es totalmente distinta; tienes que usar tus brazos, y de manera agresiva. Aprieta todo lo fuerte que puedas esa barra y húndete tan rápido que ni una cámara de alta velocidad pueda pillarte.

Cuando te mienten, el motivo es que si te dicen que jales la barra con los brazos, la tirarás hacia atrás y pasará por encima de la cadera. Es decir, tus brazos absorberán toda la energía cinética que generaste con las piernas y no obtendrás el resultado que deseas.
Así que te engañan diciendo que los brazos no se utilizar en este ejercicio, y lo logras realizar mejor.

Ignora a las rodillas

La posición de la rodilla es sumamente importante. En el snatch, es la parte del levantamiento que generará el máximo de poder. Sería similar a un peso muerto rumano con una doble curva de rodilla que finaliza en un movimiento explosivo arriba.
Pero claro, decirle esto a un principiante es demasiada información. Lo normal es que enfaticen en esa pauta y se olviden de la cadera, y es algo que no se puede permitir.

Así que cuando te digan que las rodillas no son importantes en este ejercicio, sospecha que quieren que centres tu atención en las cadera.

Solo tienes tres intentos

Existen entrenadores con alma de sargentos que quieren que sus entrenamientos sean disciplinados. Algunos optan por darte tres intentos, si fallas, has terminado. En realidad, no es que te odie ni quiera evitar que progreses. Tan solo quiere evitar que realices 20 intentos en un entrenamiento, porque ni vas a avanzar, ni vas a tratar bien a tu cuerpo.

Es necesario que tengas una técnica arraigada y que tu cuerpo asimile los estímulos y movimientos. Concéntrate y visualiza el recorrido del movimiento.

Los entrenadores actuales están hartos de enseñar ejercicios diciendo toda la verdad. Y no es malo, de hecho un entrenador tiene como deber enseñarte para que puedas hacer ejercicio físico tú solo. El problema es que cuando los principiantes reciben toda la información junta, no saben manejarla y acaban haciéndolo todo mal. Por eso, hay quienes dicen pequeñas mentiras piadosas hasta que vayas afianzando conocimeintos.