Realizar dominadas no está al alcance de todo el mundo, ni aún siendo deportista. Es un ejercicio exigente que requiere de la suficiente fuerza del tren superior para levantar todo tu peso corporal. Con la popularidad del CrossFit, es común que veamos vídeos o personas en el gimnasio que realizan unas dominadas en movimiento. ¿Tienen los mismos beneficios? ¿Cuáles son más fáciles de realizar?

Diferencias claves entre ambas dominadas

Las dominadas requieren de suficiente fuerza en bíceps, dorsales, deltoides, pectorales, trapecios, entre otros.

La versión clásica es la que realizamos de forma rígida y sin balanceos. De esta forma estaremos activando mayormente la musculación del dorsal ancho y el bíceps.
En cambio, en el CrossFit se realiza un dominada dinámica, que implica a muchos más músculos. El balanceo, propio de los gimnastas, no hace tanto hincapié en el bíceps y dorsal ancho, sino que activa mucho mucho más el recto abdomnal, el psoas, el oblicuo y los músculos de la pelvis.

 

¿Cuál es más fácil de realizar?

Fácil no existe ninguna, es más, puedes tardar meses en lograr realizar una dominada sin ayuda de bandas o máquinas. Pero no desesperes, al igual que es difícil, cuando lo consigas la recompensa será mayor.

Las de CrossFit pueden servir para realizar un entrenamiento más completo, ya que implican un mayor número de músculos. Además, al no fatigar seriamente los dorsales y bíceps, es posible que consigamos hacer más repeticiones con balanceo.
El problema es que si lo que pretendes es aumentar tu fuerza y masa muscular, la versión con balanceo podría estar engañándote. Lo ideal sería realizar la clásica, en caso de tener este objetivo en mente. Asimismo, podremos controlar nuestro cuerpo mejor y de una forma más segura.

Por otro lado, seguro que has visto a deportistas colgarse peso con un cinturón para aumentar la dificultad de las dominadas. Esto solo podemos realizarlo con la versión tradicional, ya que intentar balancearnos con una pesa colgando puede ser bastante peligroso.

Te avisamos de que no intentes las dominadas con balanceo sin tener una técnica aprendida y un entrenador que te corrija. Puedes acabar lesionándote la zona lumbar, los hombros al caer o darte un golpe con la barra al subir.
Apuesta por las dominadas clásicas, al menos para trabajar eficientemente tu tren superior.