Desde hace poco tiempo, en los gimnasios es cada vez más común ver a deportistas que se animan a entrenar con barras olímpicas. Tal vez para hacer peso muerto, sentadillas o clean & press. Hoy no nos adentraremos en la técnica de estos ejercicios, pero sí vamos a profundizar en cómo se carga y descarga una barra adecuadamente.
Seguro que hay alguien con el mismo «problema» que yo: va solo a entrenar, levanta mucho peso en peso muerto o hip thrust, pero le cuesta la vida meter los discos. No temas, he encontrado la solución para dejar de pelearnos con la barra.

Aprende a cargar y descargar sin tirarte por el suelo

Las barras olímpicas pesan 20 kilos, por lo que tienes que ser capaz de manejar ese peso como mínimo. Debes saber que la cantidad de discos importa. Es decir, si quieres trabajar con 20 kilos a cada lado, es recomendable usar un disco de 20 kg, en lugar de 2 discos de 10 kg, o varios de 5 kg. Además, el disco de mayor peso siempre debes colocarlo pegado al centro para crear una mayor estabilidad.

Una vez entendido esto, pasaremos a cargar la barra. Hazte con los discos que creas conveniente y un par de pinzas (topes) para que la carga no se salga con el movimiento. Aunque no vayas a hacer levantamientos, los discos pueden desplazarse al chocar con el suelo y desequilibrar la carga.

Pon la barra en el suelo (siempre en la zona acolchada) y levanta uno de los extremos para introducir el disco. Hazlo rápido y no a toquecitos. Asegúralo con una pinza y vete al otro extremo para hacer el mismo trabajo. Ahora te resultará más sencillo porque tienes una de las partes elevadas.

En el caso de descargarla, lo primero que harás es quitar los topes (evidentemente), agarrar uno de los extremos por dentro y lanzar el disco hacia afuera. Para el otro, tan solo tendrás que elevar la barra para ponerla vertical y sacarla. Ten en cuenta que no haya nadie cerca al que le puedas dar con los discos o la barra olímpica.

Por último, siempre debes recoger el material y dejarlo ordenado. Así facilitarás el entrenamiento a otros compañeros del gimnasio y evitarás que tus monitores sean tus esclavos.